Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA | PEACE TO US IN OUR DREAMS

Palabra de Bartas

La ausencia de Yekaterina Golubeva, la fallecida esposa del cineasta, planea sobre esta película protagonizada por el propio director, su hija y su actual pareja

Sharunas Bartas, en su película.
Sharunas Bartas, en su película.

“Las palabras no son lo más importante, pero te permiten expresarte y escuchar lo que los demás tienen que decir”, le cuenta un padre a su hija a media voz, al amparo de la soledad nocturna de un refugio campestre al que han acudido, junto a la compañera sentimental del primero, para cicatrizar heridas emocionales que quizá no necesitan ser nombradas. Llama la atención que la palabra no solo cobre (tanta) presencia en una película del lituano Sharunas Bartas, sino que también se convierta en el centro de muchas de las reflexiones que formulan sus personajes. La lentitud, el silencio y una caligrafía visual apoyada en el casi ceremonial recorrido de la cámara por el espacio habían situado a Sharunas Bartas en la línea de descendencia de Andrei Tarkovsky y en el círculo de afinidades compartido por cineastas como Aleksander Sokurov, Béla Tarr y Lisandro Alonso, entre otros. Peace to Us in Our Dreams, su primer largometraje estrenado comercialmente en España, marca un viraje desde el ensimismamiento hacia una clara voluntad de comunicación.

PEACE TO US IN OUR DREAMS

Dirección: Sharunas Bartas.

Intérpretes: Sharunas Bartas, Ina Marija Bartaité, Edvinas Goldstein, Lora Kmieliauskaite.

Género: drama. Lituania, 2015.

Duración: 107 minitos.

La ausencia de Yekaterina Golubeva, esposa de Bartas fallecida en 2011, planea sobre esta película protagonizada por el propio director, su hija y su actual pareja. Las silenciosas derivas de los personajes en el primer tramo recorren el espacio traumático de lo no dicho. La dificultad o la imposibilidad de expresar lo que a uno le oprime el alma es lo que, finalmente, convoca la presencia de la palabra para iluminar las virtudes de la duda, la espera y la incertidumbre. Los personajes de Peace to Us in Our Dreams saben que la felicidad es frágil y alcanzan la conciencia de sus límites –nuestra percepción es nuestra prisión- en un entorno más hostil que acogedor en esta hermosa película que exige entrega y ofrece sinceridad sin pudor.