Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pasión adolescente: de Mario Casas a Auryn

Los menores cambian de ídolo: olvidan a actores españoles y se entregan a bandas patrias

A la decisión de Antena 3 de eliminar series adolescentes se suma la llegada de 'boybands'

El dormitorio de Aroa Berraco, 18 años, de Talavera de la Reina (Toledo), es el fiel reflejo de sus obsesiones. Sobre el cabecera de su cama, junto a una ristra de mariposas, hay dos posters de su grupo preferido, Auryn, la boyband que le ha robado el corazón a ella y a miles de adolescentes españolas (y a algún jovencito). De la pared frente a su cama cuelgan cuatro pósters más en los que los cinco componentes del grupo posan perfectamente despeinados. Tiene un último cartel de su preferido de la formación, Álvaro Gango, un guapo moreno. De una esquina del corcho en el que ha puesto fotos importantes de su vida, cuelga un recuerdo del pasado, un posado de Mario Casas, el chico por el bebía los vientos antes de que la banda arrollara su cuarto y su vida.

El caso de Aroa es generalizado. Las adolescentes españolas han cambiado de ídolos. Hace un lustro todas morían por los actores que salían en series juveniles, especialmente de Antena 3. De Física o Química, El Barco, Los Protegidos o El Internado salían actores que iban directos a sus carpetas: Mario Casas, Maxi Iglesias, Luis Fernández… Pero las cosas han cambiado. En 2013, Antena 3 se encontró con un público demasiado juvenil y decidió equilibrar su audiencia, por lo que las series para adolescentes se cayeron de su parrilla. “Es un cambio meditado, una decisión estratégica”, dice un portavoz de la cadena. “Queremos público de todas las edades”.

Concierto de Sweet California en la sala Barts, Barcelona, ante menores acompañados de sus padres.
Concierto de Sweet California en la sala Barts, Barcelona, ante menores acompañados de sus padres.

Actualmente hay en antena una serie dirigida a adolescentes: Yo quisiera. Pero no la emite ninguna de las grandes, sino Divinity, y se dirige al público de los becomers, menores de entre 12 y 15 años. Muchos de estos ahora pasan su tiempo pegados a un ordenador, y ahí han encontrado a youtubers a los que han aupado hasta convertirlos celebridades, como El Rubius o Yellow Mellow, que recientemente ha dado el salto a la música.

Los grupos preferidos

Los adolescentes actualmente cuentan con muchas bandas nacionales a las que adorar. Aquí, las principales:

Auryn. El quinteto se dio a conocer en 2011 durante su participación en Destino Eurovision. Aunque no consiguieron representar a España, el concurso les impulsó. Varios discos platino más tarde, acaban de sacar nuevo álbum, Ghost Town, y el próximo 16 de enero actuarán en el Palacio de Vistalegre, Madrid.

Sweet California. La banda, formada al igual que Auryn por Magi Torras, la componen Sonia Gómez, Rocío Cabrera y Alba Reig. Su disco, Break of Day, ha conseguido ser platino, con 40.000 copias vendidas.

Abraham Mateo. El cantante gaditano conoce bien los concursos. Desde los 7 años ha pasado por varios de ellos. Con 10 años grabó su primer disco. Su tema Señorita fue el video musical más visto en España en Youtube en 2013. En noviembre publicó su cuarto álbum de estudio, Are You Ready?.

Gemeliers. Los gemelos Jesús y Daniel Oviedo, de 16 años, surgieron de La Voz Kids y son de la factoría de Pepe Barroso. Ellos también participaron en muchos concursos hasta llegar al de Telecinco, aunque tampoco lo ganaron.

Calum. Otro producto de La Voz Kids. A sus 13 años, este hijo de padre irlandés, tampoco ganó el concurso, pero también acabó fichando por la compañía de Pepe Barroso. En 2014 publicó su primer sencillo, Turn it up.

Amelie. Esta boyband catalana llamó a las puertas de Magi Torras y le pidieron ayuda para sacar su disco en español, después de haber publicado en catalán en su región querían ampliar su territorio de influencia. Empiezan a aparecer en las carpetas de menores.

En 2011, un grupo de cinco jóvenes de entre 17 y 22 años se presenta al programa Destino Eurovision con el objetivo de representar a España en el concurso. Se llaman Auryn y proceden cada uno de ellos de una punta de España: Alicante, Alcalá de Henares (Madrid), Alcazar de San Juan (Ciudad Real), Ricote (Murcia) y Pinos Puente (Granada). Cantan, no hacen coreografías, todos ellos han estudiado solfeo y conocen bien los concursos desde la tierna infancia: Eurojunior, Veo veo, Factor X.

No lograron ir a Eurovision, pero siguieron trabajando. Tenían fe en Magi Torras, su manager, el responsable de que se unieran, un periodista freelance que ofrecía reportajes musicales a revistas y que estaba cansado de la precariedad en la que vivía. En una fiesta los conoció a todos.“Cada uno de ellos venía de intentarlo por su cuenta. En España no había ningún grupo vocal. Todos los intentos han salido mal; tan mal que no recuerdo ni sus nombres. Les propuse crear una banda. Financiamos el primer disco entre los seis”, cuenta. Al año, con 5.000 copias vendidas, firmaron un acuerdo con Warner, “para tener acceso a radios y revistas”, dice Torras. La acogida de la revista Bravo y de Los 40 principales fue rápida. “Les veníamos bien”, continúa Torras. “Eran españoles y podían entrevistarlos, organizar concursos…”. Lidia Nieto, directora de la revista, con una difusión de unos 50.000 ejemplares quincenalmente, lo confirma: “Necesitábamos producto nacional. Bandas como One direction están demasiado lejos. Ahora todo lo que sacamos es 90% español y musical”.

Visto el éxito de Auryn, Torras decidió hacer un casting de chicas para montar una girlband, Sweet California. “Las busqué directamente músicas. No son menores, no llevan tacones. Hemos conseguido que funcione el concepto aspiracional. Y eso que me decían que ninguna niña les chillaría”. En sus conciertos es habitual ver a menores con el pelo teñido como dos de sus miembros. Ahora Torras tiene tres empleados en su oficina, Must producciones. 

Sweet California y Auryn se disputan las portadas con el joven Abraham Mateo, de 17 años y tres en el negocio, y Gemeliers, los gemelos sevillanos Jesús y Daniel Oviedo, de 16 años, que participaron en La Voz Kids (Telecinco), con una audiencia de cerca del 40% en niños, adolescentes y menores de 24 años, el lugar del que salen muchos de sus ídolos. “Desde el principio vimos que lo tenían todo", dice Encarna Pardo, productora ejecutiva del programa. "Eran muy completos. Y ellos, como muchos otros menores, no ganaron el concurso, que por su mecánica deja fuera a muchas voces maravillosas". 

Aroa es una fan de Auryn ejemplar. Se deja su paga en sus singles. Les sigue en Facebook, en Twitter y en Instagram. Acude a todas sus firmas de discos a 200 kilómetros la redonda. Viaja (con ayuda de sus padres) para ver sus conciertos hasta a Andalucía. Y fue una de las diez elegidas por una marca de helados para bailar en un videoclip del grupo. La sola idea de que los Auryn puedan leer este texto la azora de arriba abajo. “Llevo tanto tiempo con ellos”, dice emocionada. “A mí me tocó la lotería el día en que los conocí”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >