Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una filtración masiva en Internet amenaza la temporada de Hollywood

Un grupo de 'hackers' distribuye ilegalmente las nuevas películas de Iñárritu y Tarantino

Fotograma de la pelicula 'Los odiosos ocho', de Quentin Tarantino.
Fotograma de la pelicula 'Los odiosos ocho', de Quentin Tarantino.

Quentin Tarantino dirigió Los odiosos ocho (The Hateful Eight) en 70 milímetros para hacer realidad su deseo navideño: que el público viera cine en el cine. No es su año. Primero la fuerza del último episodio de La guerra de las galaxias le quitó algunas de las mejores salas, limitando así su estreno, este viernes en Estados Unidos, a unas pocas pantallas. Ahora, el filme se puede bajar pirateado de la Red. Según el FBI, la película que protagonizan Samuel L. Jackson y Kurt Russell ha sido bajada ilegalmente entre 200.000 y 600.000 veces en lo que va de semana. También se puede comprar en DVD en las calles de China y otros mercados. No es el único estreno que los piratas autodenominados Hive-CM8 han subido a Internet. Otro de los filmes más esperados de esta temporada de premios, El Renacido (The Revenant), la última del mexicano Alejandro González Iñárritu, que protagoniza Leonardo DiCaprio también está disponible. Un mensaje de los hackers asegura que estos títulos no son más que parte de los 40 que piensan difundir. “Los subiremos todos, uno tras otro... Vendrán más”, es su amenaza en su foro en la Red.

Paradójicamente, los primeros resultados de la investigación que está llevando a cabo las autoridades estadounidenses apuntan a la competencia como la fuente de este pirateo. Según el FBI, la versión de Los odiosos ocho subida procede del screener (versión sin estrenar) que recibió el copresidente de la compañía de producción y financiación Alcon Entertainment, Andrew Kosave. Nominado a mejor película en 2009 como productor de The Blind Side (Un sueño posible) su compañía está detrás de Point Break, el remake de Le llaman Bodhi que en EE UU también se estrena este viernes.

La desafortunada coincidencia no parece más que eso, una coincidencia. Las autoridades que están en contacto con Kosave le consideran más una víctima. “Nunca he visto este DVD. El screener nunca estuvo en mi poder”, aseguró el productor a la revista The Hollywood Reporter, a la vez que anunció su propia investigación. “No se trata de una película. Se trata de una amenaza a toda la industria”.

Fuente de copias pirata

Esta no es la primera vez que los screeners se convierten en una fuente de copias piratas. Estos DVD o Blu-Rays son distribuidos entre los miembros de la Academia y de otros grupos con derecho a voto durante estas fechas para facilitar el visionado de las películas. Justo antes del parón navideño, un académico puede tener en su casa del orden de un centenar de títulos a su disposición, incluyendo documentales y películas extranjeras con las que ponerse al día antes de votar. Todas ellas son entregadas en mano, mediante firma de algún responsable, y cuentan con algún tipo de medida de seguridad que identifica al miembro al que están dirigidas. Son muchos los estudios que antes de comenzar con la temporada solicitan la firma del miembro de la Academia para responsabilizarle de sus screeners y exigirles su destrucción una vez pasado el periodo de votación. Y también hay miembros que se niegan a recibirlos para no asumir esta responsabilidad. En el caso de Los odiosos ocho la copia de Kosave fue entregada en sus oficinas después de que alguien llamado “Tom” firmara aceptando su entrega.

En 2003, la Academia intentó poner freno a la distribución de estas copias entre sus miembros pero quedó claro que su presencia es parte de la industria en estas fechas. Además, en 2004, la misma organización expulsó a uno de sus miembros, Carmine Caridi, actor secundario de 70 años más conocido por haber trabajado en El Padrino, después de que los screeners que le había enviado a un amigo en Chicago fueran subidos a la Red para su difusión pirata. El FBI aún no ha confirmado si la versión de The Revenant que circula en Internet tiene la misma procedencia.