Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

César Pop, buenas noticias desde el norte

El músico, un habitual acompañando a otros artistas como Quique González, ha publicado su segundo álbum, 'Noticias del Norte'

El músico César Pop.
El músico César Pop. EL PAÍS

Existe la creencia arraigada de que los músicos son impuntuales por naturaleza. No se debe generalizar, pero de ser así, como toda regla tendría su excepción, y esta llevaría nombre y apellidos. César García Miranda, más conocido como César Pop (Navia, 1978), aparece por la puerta del Café Central minutos antes de la hora fijada. El fotógrafo aún no ha llegado y el músico espera paciente sentado en la barra, mientras cuenta que ha venido paseando desde la Gran Vía. Lleva una década en la capital, y confiesa que prefiere caminar por las calles de la ciudad a ir en metro a todas partes.

Se instaló en Madrid para hacer de la música su profesión, y a los pocos meses de llegar tuvo la suerte de encontrar trabajo como pianista en el Toni 2. El artista recuerda esa etapa con cariño, fue un año y medio de gran aprendizaje, en el que su universo gravitó en torno a ese piano bar. “Fue bastante providencial que se presentase en mi vida el Toni 2. Me brindó la oportunidad de hacer música de una manera que me resultaba muy natural. A mí me gusta mucho cantar en los bares, y allí lo único que tenía que hacer era tocar el piano y cantar canciones populares”, declara. Pero reconoce que al principio fue complicado, tuvo que superar su vergüenza, enfrentarse a un repertorio que no manejaba tanto como creía, y a un público mucho mayor que él.

A finales del mes de septiembre, tras casi dos años trabajando en él, presentó su segundo álbum, Noticias del norte. Un proyecto de bajo presupuesto que ha ido cogiendo forma durante los huecos libres que iban teniendo todos los implicados en el proceso, músicos que han compaginado la grabación del disco con otras cosas. El compositor, lejos de haber vivido esa dilatación con angustia, piensa que la calma con la que se ha sacado adelante el trabajo ha jugado a su favor. “Ese tener que esperar nos ha permitido disfrutar del proceso y poder pensar cada decisión tranquilamente”, asegura. Entiende que las canciones van evolucionando a medida que las toca, y nunca las da por terminadas. El disco es el retrato de un momento concreto, mientras que los directos permiten seguir investigando con cada tema:“Me gusta esa naturaleza que tiene la música, que te permite ir modificando lo que haces a medida que vas dando conciertos”.

Su amigo Lichis, le sugirió que hablara con Fernando Polaino para producir Noticias del norte, y de un plumazo se hizo con productor y con banda para su disco. Resultó que Polaino también tenía a la Orquesta Pinha, y César Pop quiso meter sus canciones dentro de ese traje. La orquesta, con sus ritmos europeos y cañís, manejaba unos timbres y texturas con los que el intérprete se sentía muy identificado. “Fue un viaje muy bonito, tuvimos nuestras dudas y nuestros intentos fallidos, pero al final del camino llegamos a un sitio con el que estamos muy contentos”, señala. El ingrediente principal de este álbum ha sido la ilusión y la implicación que han tenido las personas que han participado en él. “Para mí lo importante era que nos diese satisfacción, felicidad y momentos de alegría por estar juntos en algo que nos gusta”, afirma.

Escribir canciones es su manera de relacionarse con el mundo, y le ayuda a conjurar sus propios demonios. Utiliza indistintamente el piano y la guitarra para componer porque cada instrumento le lleva por un camino diferente. Sin embargo, hubo una época en la que llegó a pensar que escribir no era lo suyo, y estuvo varios años sin hacerlo, hasta que animado por Quique González y Leiva volvió a coger confianza. Después de dedicarle tiempo y esfuerzo se ha encontrado a sí mismo como compositor, tiene una voz propia y muchas cosas que contar. No se plantea hacer de su proyecto su modo de vida ni que ocupe exclusivamente su tiempo en un escenario. Vivir rodeado de música es lo que le hace sentirse bien y disfruta tocando con otros músicos: “Cada artista tiene sus matices, y me gusta tratar de entender la música de otros artistas, eso me enriquece y me hace feliz”.

César Pop lleva mucha carretera a sus espaldas y reconoce que ha vivido momentos maravillosos durante el camino. Todavía se emociona cuando habla de los cuatro sold out consecutivos que hizo con Leiva en La Riviera. “Ir a una Riviera llena como el que va a trabajar a la oficina es algo increíble, fueron días de plenitud”, apunta. Además, aunque no lo hace, puede presumir de haber teloneado a los Rolling Stones en el Santiago Bernabéu, también junto a Leiva. La pasión por la música le viene de familia, y su única meta, y mayor fuente de felicidad, es que esta siga siendo su profesión. Vive en un universo de canciones, y no concibe el mundo ellas.