Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sale a subasta una obra impresionista que Dalí pintó con 16 años

'El llac de Vilabertran', paisaje del lugar en el que veraneaba, se vende el 10 de noviembre

La obra impresionista de Salvador Dalí, 'El llac de Vilabertran', en torno a 1920, saldrá a la venta la próxima semana en Madrid. Ampliar foto
La obra impresionista de Salvador Dalí, 'El llac de Vilabertran', en torno a 1920, saldrá a la venta la próxima semana en Madrid.

Reconocido por su gran legado al surrealismo, Salvador Dalí (Figueras 1904-1989) también tuvo una época impresionista cuando era joven, más precisamente, a los 16 años. Como Claude Monet en Giverny, pintaba en plein air en el lago de Vilabertran, cerca de Figueres (Girona) y en 1919 comenzó a trabajar en una obra impresionista, un óleo sobre lienzo, El llac de Vilabertran, la cual sale a la venta el 10 de noviembre en Fernando Durán Subastas.

La pintura, que estará exhibida hasta la puja, está incluida en el catálogo razonado de la Fundación Gala-Dalí de Figueres y por décadas fue propiedad de Anna María Dalí, la hermana del pintor. Estuvo en la colección de Garriga Camps de Figueras, quien en su momento, según Paloma Durán, "fue a mostrarle a Dalí las seis obras suyas que tenía, el maestro le dijo: ‘No te desprendas de esta que es la más valiosa de todas".

Con un precio de salida de 250.000 euros, la pintura confirma que Dalí era un gran maestro técnico clásico entrenado en distintas prácticas, pues desde una temprana edad empezó a pintar y con solo 16 años ya había terminado obras impresionistas impecables. Justo después de terminar El llac de Vilabertran, en 1920, el joven se fue a vivir a Madrid a estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando para ser profesor, cumpliendo la condición impuesta por su padre para ser pintor.

El lago de Vilabertran era un lugar de descanso que el artista frecuentaba mucho con su familia y muchos años más tarde intentó comprar el lago y sus alrededores. Conocido como un lugar encantador, rodeado de árboles y con un campanario que también se puede apreciar en la pintura, inspiró mucho su obra. Aquí Dalí filmó una escena de la película La carretilla de carne, que formó parte de su retrospectiva en el Museo Reina Sofia en 2013.

Para Durán, la obra es única: "Yo me di cuenta que era una obra muy especial de Dalí. No es surrealista, que es por lo que él es tan conocido, pero es aquí donde se ve lo genial que era, porque con 16 años reflejó en un lienzo un colorido impresionista que demuestra su genialidad". En el lienzo no solo se pueden apreciar muchas capas de pintura y mucho color, pero también se puede percibir la sensación de estar parado frente al lago.