Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cine, teatro y música aumentan sus ingresos tras un lustro de caídas

El Anuario de la SGAE destaca ciertas mejoras aunque recuerda que el sector sigue en crisis

Las ventas de música física y digital subieron un 25% en 2014

Asistentes a la edición 2014 del festival Sónar.
Asistentes a la edición 2014 del festival Sónar.

La cultura esboza una sonrisa. Tímida, insegura, pero una pequeña alegría al fin y al cabo. Insuficiente, eso sí, para olvidar las lágrimas del último lustro. Por primera vez desde el comienzo de la crisis los datos presentados esta mañana por el Anuario de la SGAE sobre la industria cultural ofrecen algunos indicios positivos: teatro, cine, música en directo y grabada registraron en 2014 subidas en recaudación, público o incluso en ambos apartados. Las ventas de música física y digital, en concreto, aumentaron un 25% el año pasado. Sin embargo, a la hora de analizar los crecimientos “hay que ser precavidos”, como repitió una y otra vez Rubén Gutiérrez del Castillo, de la Dirección de Investigación y Desarrollo de la Fundación SGAE.

La prudencia de Gutiérrez se explica con el contexto, al que hizo referencia constantemente: la mejora de 2014 llega tras un 2013 donde muchas artes tocaron fondo. Además, si se asume como punto de partida 2008, prácticamente todos los sectores culturales han perdido en media una cuarta parte de su recaudación, sus representaciones y sus usuarios. Gutiérrez aclaró, aun así, que las primeras estimaciones para 2015 parecen confirmar la leve recuperación.

“Desde hace siete años la mayoría de los indicadores son negativos. En 2014 hubo datos que rompieron esta tendencia”, concedió Gutiérrez. El cine, por ejemplo, aumentó su recaudación en un 4,3% (hasta 520,6 millones) y vendió un 14,8% más de entradas (88,1 millones). Y la música en directo registró una subida de ingresos del 7,4% (hasta 159,4 millones), a la vez que consiguió por lo menos ralentizar la caída de los espectadores sufrida en los años anteriores: en 2014, la asistencia disminuyó un 3,4% (de 22,8 a 21,9 millones).

En ambos casos, el investigador de la Fundación SGAE destacó sin embargo que las buenas noticias se deben sobre todo a grandes películas (léase Ocho apellidos vascos) o artistas celebérrimos y macrofestivales que arrastran los números hacia arriba. No por nada, el cine español registró el año pasado la cuota de mercado récord del 25,5%.

A lo largo de sus 450 páginas y miles de datos, el Anuario recoge estadísticas de las principales entidades de gestión y asociaciones del sector, así como números propios. Así, el informe confirma también la subida en las ventas de música grabada: 149, 9 millones, un 25,1% más que en 2013. El aumento se debe tanto a los discos como a la Red: el formato digital se beneficia del auge del streaming –la recaudación por las escuchas online sube un 49%- y por primera vez supera en España a la venta física, que por su parte también crece.

Finalmente, el teatro también puede concederse un respiro de alivio: en 2014 aumentaron la recaudación (181,3 millones, un 7,5% más) y la asistencia (12 millones de espectadores, un 8,2% más). Las funciones disminuyeron en un 1,9%, lo que sin embargo supone una ralentización respecto a las caídas de los años previos.

Sea como fuere, los datos positivos del teatro maquillan el descenso en el resto de artes escénicas y hasta hacen que el sector en su conjunto registre una subida de recaudación y espectadores. Sin embargo, el desglose por ámbitos da cuenta del enésimo drama para ópera y danza: ambos sectores llevan en caída libre constante desde 2009 tanto en recaudación como en número de espectadores. De hecho, en un lustro han perdido casi la mitad de su público y sus ingresos.

Más allá de las pocas alegrías, los espectáculos culturales (conciertos, proyecciones, obras) siguen reduciéndose y el sector continúa entre la preocupación y la indignación. Y los enemigos tradicionales de la SGAE siguen colándose en los discursos de sus directivos: la nueva Ley de Propiedad Intelectual, la piratería, el IVA cultural al 21% o la falta de una educación que enseñe a respetar el creador son quejas que se escucharon esta mañana, así como en prácticamente todos los encuentros de este tipo que se suelen celebrar.

“La cultura no es desafortunadamente una materia prioritaria para los partidos políticos”, destacó José Luis Acosta, presidente de la SGAE. Acto seguido, recordó que las artes suponen el 3,5% del PIB español y 7,1 millones de empleos en la UE, “más que la automoción, la siderurgia o las telecomunicaciones”, según un reciente estudio de la consultora Ernst & Young. Acosta aprovechó la convocatoria de elecciones generales para el próximo 20 de diciembre para pedir un “Pacto de Estado para la cultura” y reivindicar: “¡La cultura no es un gasto, sino una inversión!”. Y Manuel Aguilar, presidente de la Fundación SGAE, ofreció una interpretación prudente de las estadísticas: pueden suponer un punto de inflexión, dijo, o tan solo un espejismo. La respuesta, en los próximos Anuarios.

Más información