Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Fui feliz cuando llegué a las Grandes Ligas”

El beisbolista nicaragüense Dennis Martínez responde el carrusel de preguntas de este diario

Dennis Martínez en Managua el pasado julio. Ampliar foto
Dennis Martínez en Managua el pasado julio.

Hace 24 años, el beisbolista nicaragüense José Dennis Martínez (Granada, 1954) se convirtió en el primer latinoamericano en la historia en lanzar un juego perfecto en las Grandes Ligas de béisbol. Ocurrió el 28 de julio de 1991, él era jugador de los Expos de Montreal y su equipo se enfrentaba a los Ángeles Dodgers. El resultado: 2-0. A lo largo de su carrera, jugó con los Orioles de Baltimore, los Indios de Cleveland, los Marineros de Seattle y los Bravos de Atlanta. Se retiró en 1998 y desde entonces vive entre Nicaragua y Estados Unidos, cuenta que se dedica a su familia y a dar charlas motivacionales a jóvenes.

De pequeño quería ser…

Ingeniero civil, porque era bueno en matemáticas.

¿A qué edad se dio cuenta de que quería ser beisbolista?

A los 14 años. Aunque yo nunca pensé en ser beisbolista, sí amaba jugarlo, pero yo estudiaba y jugaba.

¿Qué deportista se asemeja a usted?

Creo que el beisbolista puertorriqueño Roberto Clemente que murió en un accidente aéreo cuando llevaba ayuda a las víctimas del terremoto de Managua (1972). Ambos jugamos béisbol con pasión, ayudamos a los niños y a las personas necesitadas.

¿Cuál es su lugar favorito en el mundo?

Mi casa, mi cuarto.

Respecto a su trabajo, ¿de qué está más orgulloso?

Me siento orgulloso de haber sido un pitcher consistente y que mi equipo contara conmigo.

¿Qué cambiaría de usted mismo?

Mis cambios de carácter repentinos.

¿Cuándo fue la última vez que lloró?

Hace una semana, en una charla que di a jóvenes en Nicaragua.

¿Cuál es el mejor consejo que le dio alguno de sus padres?

Mi madre, siempre me decía que me acordara que Dios era mi mejor amigo, el único a quién le podía pedir ayuda cuando me sintiera solo. Y tenía razón.

¿Cuándo fue más feliz?

Cuando llegué a las Grandes Ligas.

¿Con quién le gustaría quedar atrapado en un ascensor?

Con mi esposa.

¿La última música que descargó?

De Carlos Santana

En su nevera siempre hay…

Jugos y leche.

¿Algún sitio que le inspira?

Las iglesias.

¿Cuál ha sido el mejor regalo que ha recibido?

Mis cuatro hijos.

¿Qué le reprochan sus amigos?

Que debería de buscar otra forma de dirigirme a la gente, y no ser tan directo.

¿Qué le asusta?

La oscuridad.

¿Se arrepiente de algo?

No, de nada.

¿Qué es un buen fin de semana para usted?

Jugar golf, hacer una barbacoa, ir a la iglesia.

Su olor preferido...

A rosas.

Si pudiera tener un superpoder sería…

El poder de sanación.

¿Qué le diría al presidente Ortega?

Prefiero decírselo en persona.