La nueva camada del rock argentino

Tras la muerte de dos grandes figuras como Spinetta y Cerati, en el circuito alternativo se gesta otra generación que lucha por darse a conocer

La banda de rock Chillan Las Bestias
La banda de rock Chillan Las BestiasMartin DarkSoul

La muerte en los últimos tres años de dos genios del rock argentino, Luis Alberto Spinetta, a los 62 años en 2012, y Gustavo Cerati, a los 55 en septiembre pasado, ha abierto en los círculos de amantes del género la pregunta de si hay sucesores. Después de aquella movida rock pop de los 80, la década del regreso de la democracia a Argentina después de la última dictadura militar (1976-1983), en la que surgieron Cerati con Soda Stéreo, Sumo, Virus, Los Fabulosos Cadillacs, Fito Páez, Los Abuelos de la Nada, con Miguel Abuelo y Andrés Calamaro, en en que se renovaron Charly García o Spinetta, en que creció Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, ¿ha surgido algo innovador o es tiempo de crisis? La respuesta está en que hay jóvenes talentosos, lejos del circuito comercial, que dan nueva vida al rock en los locales de Buenos Aires, pero también en La Plata, Rosario o Córdoba.

Uno de los pioneros del rock argentino, David Lebón, comentó en una entrevista con la revista Mavirock: “Yo creo que hay un vacío. Seguramente en cualquier momento aparecerá un grupo, como estos chicos cordobeses de Eruca Sativa. Ahora los jóvenes están armonizando más, como era antes”. También cobija esperanzas el crítico Alfredo Rosso, de la emisora radial Rock & Pop. “Estamos en un gran momento, no nos caímos de un edén. Hay mucha gente, pero hay una crisis en los medios de comunicación y en las grabadoras, que hace que esa gente no transcienda. Hay una escena underground (subterránea) enorme, chicos y chicas que hacen buena música, buenas letras, que no rinden pleitesía a los de antaño”, destaca Rosso, que a sus 60 años se complace de haber seguido toda la historia del rock de su país.

Como ejemplos de la vitalidad porteña, Rosso cita a grupos desconocidos para el público masivo como Acorazado Potemkin, Las Bodas Químicas, Gualicho Turbio y Chillan Las Bestias o a solistas como Juan Ravioli, Lisandro Aristimuño, Florencia Ruiz y Flopa Lestani. “Son chicos que luchan por la atención de la gente, porque el rock no tiene el mismo rol social que en los 70 y 80, los chicos de ahora tienen otros entretenimientos. Se dan a conocer en las redes sociales, con mucha autogestión, como sucede con el nuevo teatro, cine, tango, folklore. No quieren que venga Universal o Sony a verlos porque saben que esas discográficas necesitan vender 250.000 copias de un disco para sobrevivir”, describe Rosso. Son bandas y solistas que pueden escucharse en salas de Buenos Aires, como los centros culturales independientes Zaguán Sur y Matienzo, por donde ha circulado el festival Festipulenta, o en El Viejo Correo o la Ciudad Cultural Konex.

“Falta curiosidad del público y de los críticos, falta apoyo de las radios a bandas nuevas”, complementa Pablo Strozza, que escribe en la revista Los Inrockuptibles.Strozza matiza su diagnóstico sobre la actualidad del rock argentino: “Hay vacío y no lo hay. No hay figuras del peso de Spinetta y Cerati, pero hay grupos impresionantes como Babasónicos, solitas que unen lo popular y lo experimental como Pity Álvarez. Hay una camada de bandas platenses, como Shaman y El Mató a un Policía Motorizado”.

Lejos del circuito comercial, un grupo de jóvenes talentosos que dan nueva vida al rock

Strozza recuerda la movida de los 80: “Eran los tiempos de la esperanza democrática, estábamos abiertos a nuevas experiencias, a una revolución sonora de lo que era el rock nacional, con new wave, techno, reggae, música latina, revival de los 60, heavy metal, había desparpajo”. Rosso compara aquella década con la actual: “Tras las utopías de cambio colectivo de los 70, los 80 ponen al individuo en el centro y Soda Stéreo era una buena síntesis de esa mentalidad. Explotaron entonces los teatros, los clubes, una revolución parecida a la actual, solo que la de ahora compite con un mundo más mediático, y es rock 99% en español”. En ese 1% restante aparece el cantante pop que con más de 40 años se ha hecho famoso en su país con varios temas en inglés, Maxi Trusso.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS