Vuelve Giorgio Moroder, rey de la pista

'Déjà Vu' es el regreso del productor después de tres décadas sin publicar un álbum

El músico y productor Giorgio Moroder, en una imagen de archivo.
El músico y productor Giorgio Moroder, en una imagen de archivo.

En la primavera de 1969, una canción tontorrona con un estribillo que repetía machaconamente Looky, Looky, houmemamapapahoumemama se colaba en los hit-parades de media Europa. Al autor e intérprete de la melodía pegajosa, un señor bigotudo que ya presentaba señales de futura alopecia y que atendía al nombre de Giorgio y apellido Moroder, le esperaba a la vuelta de la esquina y de unos años escribir una porción sustancial de la música popular del último tercio siglo XX. Y el honor de haber hecho bailar a una buena parte de la humanidad de los dos hemisferios.

A mitad de los años setenta, Moroder reaparecía, esta vez como productor y apadrinando a una cantante americana de nombre artístico Donna Summer. La canción, Love To Love You Baby y sus jadeos orgásmicos se adueñan de todas las pistas de las discotecas del mundo. La música disco ya tiene su nueva diosa del baile, y Giorgio Moroder, su padrino en la tierra de las mil danzas. El músico italiano se erigía como pionero de la música electrónica y nuevo rey midas de la composición mainstream. A su carrera como productor sumaba la de compositor de bandas sonoras. Moroder encadena éxitos en la pantalla en voces como la de Debbie Harry (Call Me), David Bowie (Cat People), Irene Cara (What A Feeling). El compositor italiano se posicionaba en un lugar destacado entre los creadores europeos en la meca del cine con películas como El expreso de medianoche (Alan Parker, 1978) o El precio del poder (Brian de Palma, 1983).

Ahora, quizás animado por el reconocimiento y el revival que supuso el homenaje del dúo francés Daft Punk hace dos años con su disco Random Acces Memories -en compañía de colaboradores tan ilustres como Pharrell Williams y Nile Rodgers-, el padrino de la música disco ha decidido editar un nuevo álbum de estudio. Aunque Moroder en todos estos años no ha dejado de trabajar y hacer colaboraciones, ya sea remezclando Coldplay, Lady Gaga y Tonny Bennet o realizando actuaciones en directo en sesión de grandes éxitos, Déjà Vu señala su primer trabajo completo en las últimas tres décadas.

Para este álbum de titulo irónico, Moroder ha puesto toda la carne en el asador a la hora de colaboraciones. Un elenco heterogéneo donde aparecen divas del pop como Kylie Minogue, Britney Spears, Sia, Kelis, junto a nombres de la nueva generación, Charli XCX, Foxes y Mikky Ekko. En el balance musical y a la vista del eclecticismo -como no podía ser de otro modo- un trayecto entre la nostalgia y la experimentación sin perder nunca los pasos del baile. En esa zona del ayer, la canción de Kylie Minogue, Right Here, Right Now, sea de las que mejore expresan esa nostalgia de la pista de baile. Entre los momentos más memorables y también más sorprendentes, el cover de la canción de Suzanne Vega Tom’s Diner a cargo de Britney Spears con vocalización robótica a cargo de la intérprete. Una primera colaboración entre la ex del Club Disney y el músico que podría dar en el futuro nuevos y felices encuentros.

A diferencia de otros creadores de la música electrónica y de baile empeñados en una lectura más arty o elevada del género, con motivo de la presentación del álbum recordaba que la música disco es sobre todo música de diversión. Fiel a sus principios declaraba: "No hay que buscar coartadas artísticas, esto es música para bailar y todos sabemos que afortunadamente la gente siempre querrá bailar".

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50