Dos capiteles románicos se caen en el Museo Arqueológico Nacional

Las piezas, apenas deterioradas, no han causado daños a las seis personas que visitaban las sala

Estado en el que ha quedado uno de los capiteles desprendidos.
Estado en el que ha quedado uno de los capiteles desprendidos.

Dos capiteles románicos ubicados en la sala dedicada al Mundo Medieval: Reinos Cristianos del Museo Arqueológico Nacional se han desprendido la tarde de este martes sin sufrir daños de relevancia y sin afectar a las seis personas que se encontraban en la sala, según informa una nota de la Secretaría de Estado de Cultura, del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. El museo se inauguró en 2014, tras seis años de obras de remodelación.

Tras constatar sobre las 16.40 horas que estos dos capiteles románicos, procedentes del Monasterio de Santa María la Real de Aguilar de Campoo, se habían desprendido de su posición, se ha procedido a precintar la sala, que continuará así hasta que concluya la investigación puesta en marcha para conocer las causas de la caída, aunque el resto del Museo podrá ser visitado con normalidad.

Paralelamente a la investigación, que será llevada a cabo por el personal del Museo y técnicos de la empresa responsable del montaje --(EMPTY)--, la Secretaría de Estado de Cultura ha encargado a la Inspección de Servicios un informe sobre el suceso, según indica la citada nota.

Según el análisis preliminar, uno de los capiteles, que se encontraba anclado a la pared, ha cedido por una zona reintegrada con resinas, empujando al segundo capitel, situado sobre un fuste metálico.

En el caso del primero, los daños sobre la piedra original son mínimos y afectan principalmente a una voluta y a los elementos no originales añadidos en una antigua restauración. En cuanto al segundo, no ha sufrido daños, según ha informado el Ministerio de Cultura.

En ambos casos, el equipo de conservadores y restauradores del Museo será el encargado de subsanar los daños y analizar en detalle el estado en el que se encuentran ambos capiteles, así como del resto que se exhiben en la misma sala.

Según se recoge en el CER.ES --el catálogo de la Red Digital de Colecciones de Museos de España--, el capitel que se encontraba anclado a la pared data del siglo XIII, consta de tres frentes, y es un gran ejemplar por la finura de su ejecución. En el frente principal, sobre la decoración de hojas, destaca la figura en altorrelieve de un jinete coronado (al que le falta el rostro) que se vuelve hacia atrás.

La decoración de los lados está formada por grandes hojas y las volutas se retuercen sobre otra hoja finamente ejecutada. Procede de una de las naves laterales de la Iglesia del Monasterio.

Por su parte, el que se encontraba sobre el fuste metálico data de los siglos XII al XIII y presenta también tres frentes. El frente central representa a Cristo inscrito en mandorla con libro en su mano izquierda, y levantando la derecha en actitud de bendición. La mandorla está decorada por el borde con palmetas y perforaciones de trépano, y sostenida por dos ángeles. En los laterales se representa al apostolado.

A la izquierda con seis figuras, dos de ellas de cuerpo entero, San Pedro portando la llave, y otro apóstol con libro, mientras que a las otras cuatro sólo se les ve las cabezas.

El frente derecho representa los otros seis apóstoles, tres de ellos de cuerpo entero: uno porta un rollo desplegado, otro un libro abierto, y el tercero señala la escena central con el dedo índice, mientras que a las otras tres sólo se les ve las cabezas.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50