Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA | INSIDIOUS 3

Envejece una buena idea

El prólogo es tedioso y el carrusel de sustos algo más chirriante que de costumbre en esta prueba de su veloz envejecimiento

Fotograma de 'Insidious 3'.
Fotograma de 'Insidious 3'.

Falsa película de casa encantada que hermanaba conocimiento de la tradición con modélico manejo de la imagen digital, Insidious (2010) despejó dudas sobre el talento de James Wan, padre del torture pornSaw (2004)- que ocultaba, inesperadamente, a un neoclásico. En esta segunda secuela de ese éxito, la responsabilidad de la dirección cae sobre un estrecho cómplice: el actor y guionista Leigh Whannell, que en todo momento ha estado tras la escritura de la serie, amén de encarnar a Specs, la mitad de la pareja cómica de cazadores de espectros que aporta distanciado contrapunto al festival de sobresaltos de cada entrega. Whannell es el segundo padre de todo este asunto y el relevo, para bien y para mal, no altera el código de las entregas precedentes: su extrema fidelidad al planteamiento deja en el aire la evidencia del agotamiento de la fórmula por pura incapacidad para el enriquecimiento de su lenguaje formal.

INSIDIOUS 3

Dirección: Leigh Whannell.

Intérpretes: Dermot Mulroney, Stefanie Scott, Angus Sampson, Lin Shaye, Leigh Whannell, Hayley Kiyoko, Tate Berney, Steve Coulter, Corbett Tuck.

Género: terror. Estados Unido, 2015.

Duración: 97 minutos.

Insidious 3 es una precuela, cuya culminación emotiva es la consolidación de la relación profesional entre los dos cazafantasmas bufos y la médium encarnada con la acostumbrada convicción por Lin Shaye. El prólogo es tedioso y el carrusel de sustos algo más chirriante que de costumbre en esta prueba palpable del veloz envejecimiento de lo que, en principio, fue una buena idea.

Más información