El Cervantes abrirá nuevas sedes en Washington, Luxemburgo y Singapur

El Instituto comenzará a dar clases de español en El Aaiún, capital del Sáhara Occidental

Fachada del Instituto Cervantes, en Madrid.
Fachada del Instituto Cervantes, en Madrid.BERNARDO PÉREZ

El Instituto Cervantes se instalará próximamente en Washington, Luxemburgo y Singapur, según ha acordado hoy el consejo de administración de este organismo responsable de promocionar la lengua española y la cultura en español. Como han informado desde el Instituto Cervantes, que hoy está presente en 90 ciudades de 43 países, se amplía su presencia internacional en Estados Unidos, Europa y Asia.

Además, la apertura en Washington se considera de "especial interés", dado que esa ciudad no sólo es sede del gobierno federal de EE.UU., sino también de "importantes organismos internacionales", entre los que se encuentra la Organización de Estados Americanos (OEA), han puntualizado. Con esta iniciativa, han añadido, el Instituto Cervantes "impulsará la coordinación de actividades con diversos países de Hispanoamérica con presencia cultural en Washington".

Actualmente, el Cervantes cuenta con sedes en Nueva York (centro del que dependerá la nueva extensión de Washington), Chicago, Albuquerque, Seattle y en Boston, en la Universidad de Harvard. Estados Unidos, un país con un creciente número de ciudadanos de origen hispano, se convertirá en 2050 "en el primer país del mundo por número de hablantes de español", recuerda el instituto.

En cuanto a la ciudad de Luxemburgo, sede de algunas instituciones europeas, el Instituto Cervantes "considera necesario" tener allí una sede estable que "facilite las relaciones con la Unión Europea", especialmente a efectos de participar en las licitaciones convocadas por la Comisión Europea y otras entidades. La futura extensión del Cervantes en la capital del Gran Ducado estará adscrita al centro de Bruselas.

Por último, el consejo de administración ha aprobado la apertura de una unidad en Singapur, uno de los grandes centros neurálgicos del comercio internacional.

Clases en El Aaiún

A la vez, el Instituto Cervantes comenzara a dar clases de español en El Aaiún, capital del Sáhara Occidental a principios de 2016, según dijo a Efe Javier Galván, coordinador de los centros Cervantes en Marruecos y del que dependerá el centro saharaui.

El comienzo de las clases en El Aaiún, anunciado hace ahora un año y que debía cristalizar en el curso actual, se ha retrasado, pues no se tomó hasta ayer, durante el Consejo de Administración del organismo.

Las clases se llevarán a cabo en las instalaciones del Colegio La Paz de El Aaiún, que forma parte de las propiedades que el Estado español aún posee en la capital de su antigua colonia y que alberga actualmente una pequeña escuela española que imparte solo enseñanza primaria.

El Aaiún no contará propiamente con un Instituto Cervantes, sino que funcionará como una "extensión" regida desde Rabat y a la que será enviado un profesor-gestor que pondrá en marcha las clases y que a partir de ahora debe ser seleccionado.

Desde la independencia del Sáhara Occidental en 1975, no existían en El Aaiún clases "regladas" de español para adultos, y durante muchos años, en el reino de Hasán II (1961-2000) esas clases estaban incluso prohibidas en el territorio.

España no reconoce legalmente la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, y lo considera, en línea con la ONU, un territorio en disputa, lo que durante cuarenta años ha impedido la cristalización de cualquier proyecto español en la capital de su ex colonia.

Fuentes diplomáticas españolas precisaron a Efe que la implantación del Cervantes en El Aaiún se tomó de acuerdo con las autoridades marroquíes -que administran el territorio ocupado en 1975, tras la salida de las tropas españolas-, que ven con buenos ojos la apertura de este centro.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS