Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la retina a la metáfora

A través del dibujo y sus derivaciones, el artista José Suárez Londoño desarrolla un potente mundo propio

Cuadernos (1996), impresión de tinta de José Suárez Londoño.
Cuadernos (1996), impresión de tinta de José Suárez Londoño. Casa Encendida

La posmodernidad ha traído como consecuencia el descrédito tanto de la tradición clásica como de la moderna, mientras que la irresistible ascensión de la tecnología ha conducido a la pérdida de la destreza manual en ciertos oficios. Aquella herramienta del pensamiento gráfico que era el dibujo (pensemos en Leonardo) ha desaparecido de las prácticas artísticas posmodernas y hoy parece valorarse lo que Ángel González caracterizó con la frase "pintar sin tener ni idea". Pero no es así, las ideas surgen de una práctica continuada que no es destello individual, como la ocurrencia, sino producto de una lenta sedimentación, durante un tiempo geológico que va ensartando una generación tras otra.

El colombiano José Antonio Suárez Londoño (Medellín, 1955) es un artista actual que parece trabajar en otra época, en aquella en que se valoraba el dibujo, la manualidad, las ideas y la mimesis de la realidad. Su herramienta de trabajo es el dibujo, ejecutado con el lápiz, la pluma, el pincel y sus derivaciones: el grabado, la estampación y el collage. Dibuja del natural, de fotografías o de imaginación sobre diferentes tipos de cuadernos, papeles y tarjetas, desarrollando un repertorio de academias, retratos, figuras geométricas, esquemas, quimeras y abstracciones, que sorprende tanto por su variedad como por la minuciosidad de su ejecución.

'Colección Jack Liden', de José Suárez Londoño
'Colección Jack Liden', de José Suárez Londoño

Si el empeño dibujístico y la destreza manual parecen situar a Suárez Londoño en la tradición académica, estos repertorios en los que despliega todo tipo de elementos, maneras, estilos y técnicas le sitúan claramente en una posmodernidad que permite la hibridación y el mestizaje, la apropiación y la superposición. La sabia combinación de todos estos ingredientes es lo que hace particularmente atractiva su obra. Pero, sobre todo, hay que destacar que por encima de la graciosa destreza de su manualidad asoma una intención de desarrollar diarios, archivos, compilaciones, muestrarios, bitácoras y catálogos de imágenes, ideas y mitos que se apoyan en una voluntad descriptiva y, si se quiere, narrativa, pasando en ellos de lo meramente plástico a lo discursivo, de lo retiniano a lo metafórico, de la imitación de la realidad a la creación de la ilusión.

Muestrario, de José Suárez Londoño. La Casa Encendida. Ronda de Valencia, 2. Hasta el 5 de abril.

Más información