Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Recaudamos dinero nuestro, y eso no te crea amigos”

José Luis Acosta, presidente saliente de la SGAE y favorito para volver a liderarla, habla de las elecciones, de su sueldo, de la mala imagen y el futuro de la entidad

El guionista José Luis Acosta, en la sede de la SGAE de Madrid.
El guionista José Luis Acosta, en la sede de la SGAE de Madrid.

José Luis Acosta (Úbeda, 1961) ha escogido los peores días para intentar dejar de fumar. Entre gestión de la SGAE, campaña electoral y comicios del pasado jueves, el presidente saliente debe de andar muy estresado. Tras las elecciones, es además el favorito para volver al frente de la entidad. Es decir, regresar a sus muchos asuntos espinosos así como a un sueldo criticado por excesivo. De ambas cuestiones, y del futuro de la entidad, habla en esta entrevista celebrada ayer en su precioso despacho. Antes de empezar, Acosta enciende un cigarro.

Pregunta. ¿Por qué la SGAE tiene una imagen tan mala?

Respuesta. Si preguntas a un ciudadano por Hacienda te dirá pestes porque es gente que recauda. Recaudamos dinero nuestro, la ley nos defiende y es así. Eso no te crea amigos. Se han cometido errores y no ayuda. Pero no hablamos de SGAE sino de 115.000 autores que tienen que subsistir. ¿Que hemos hecho cosas malas? Absolutamente. Pero también invertimos millones en becas, promoción o asistencia social: ¿acaso alguien lo publicita?

P. ¿Si sale elegido como presidente qué hará en sus primeros 100 días?

R. Tenemos que tener la casa adecuada para abril de 2016, que es el limite que pone la normativa europea. Los cambios tienen que ver sobre todo con la transparencia y la gestión pura y dura: centrarnos en que funcione mejor la entidad.

P. En su programa abundan promesas de “incrementar” o “potenciar”. ¿De dónde sacará el dinero?

R. Hay muchos agentes en la calle que no pueden desarrollar su trabajo porque la red comercial está muy bien estructurada pero no informatizada: significa perder tiempo en la burocracia y tener menos tiempo para acudir a los usuarios de derechos. Es un dinero que nos pertenece: en cuatro años podemos aumentar en casi 20 millones la recaudación.

P. ¿Le da miedo que los socios abandonen la SGAE?

R. Hay que potenciar la recaudación, optimizar la casa y restar política. Esto es una entidad de gestión: tiene que recaudar dinero y que cueste lo menos posible.

P. ¿Qué piensa de la afluencia a las elecciones del 11,85%?

R. Es triste. Tenemos que hacer que los socios vuelvan a reconciliarse con la casa.

P. ¿Qué le parecen los aplausos de varios socios a Teddy Bautista [expresidente detenido en 2011 e imputado por apropiación indebida] cuando acudió a votar?

R. Bautista como presidente tuvo una buena época, y en los últimos años derrapó. Tenemos una herencia dura y un juicio pendiente que va a definir esa última época de Teddy.

P. Hablaba de “restar”. Mariano Rajoy cobra 78.185 euros. Miguel Zugaza, director del Prado, 133.097. Usted, cerca de 200.000 en una casa que pierde cinco millones. ¿Le parece apropiado?

R. Este presidente propuso un sueldo: 6.000 euros. Y se le dijo [la junta] que le daban otro. No fue una propuesta mía.

P. Podría haberse negado.

R. No es cuestión de negarse. Traté de rebajar los gastos, por ejemplo la Seguridad Social la pago yo. Si soy elegido presidente, mi idea es rebajarme el sueldo un 15% y, si se introduce a un consejero delegado, otro 15-20%.

P. ¿A qué se refiere?

R. Creo que el presidente debe ser institucional, tener presencia a nivel político. Mi propuesta es que el día a día lo lleve un técnico.

P. Hay socios indignados con que se les paguen vuelos en business class y chofer. ¿Es cierto?

R. Quien se lo dijo me parece muy ruín. Vengo del Escorial en autobús que me pago yo y a la vuelta, que puede ser a las diez de la noche, me voy con chofer. En cuanto a los viajes, muchas veces son de 14 horas y cuando llego tengo que estar fresco porque hay una reunión: el único que viaja en business class del starlet de la casa soy yo.

P. Por cada reunión de la junta se reparten 391 euros por miembro en dietas. ¿Le parece apropiado?

R. Las reuniones de la junta pueden durar 14 horas. Y los socios suelen prepararlas bien, desde 24 o 48 horas antes. Me parece una crítica banal. De todos modos, la junta se rebajó las dietas un 20%. Y yo apuesto porque no haya ni tantas comisiones ni tanta gente en ellas.

P. Una fuente de la casa dice que su opositor José Miguel Fernández Sastrón y usted están aliados para mantener el estatus quo.

R. ¿Nos matamos y es un paripé? Tengo cosas mejores que hacer.

P. Por cierto, ¿sigue trabajando como guionista?

R. He hecho dos obras, una serie en Miami y estoy cerrando una película con superproducción inglesa.

P. No duerme nunca.

R. Duermo tres o cuatro horas. Y el fin de semana me levanto a las cuatro de la mañana. Pero no puedo dejar de escribir.

P. Podría dejar de ser presidente de la SGAE.

R. Evidentemente, cuando necesito dormir duermo. De todos modos, si estoy aqui es porque creo que las cosas se pueden hacer mejor.

P. Vamos a afrontar los asuntos espinosos de la SGAE. Primero: la venta de sus edificios.

R. No hay ninguna entidad de gestión que se dedique a controlar teatros. Los dos de la Gran Via madrileña se compraron por encima de su valor y tenemos tasaciones e informes del Ministerio de Cultura que dicen que se venden al precio adecuado [58 millones]. El edificio Pellegrini de Buenos Aires confío en que se pueda vender en un trimestre. Y el Auditorio de Sevilla es una obra faraónica. Parece que hay un alquiler que nos puede restar mucho dinero del mantenimiento.

P. Segundo: la aprobación de las cuentas de 2013, rechazadas dos veces.

R. Las vamos a llevar a la Asamblea de junio, junto con las de 2014. El uso político de las cuentas me parece muy feo. No estamos en condiciones de hacer eso. Las cuentas son las que son, nadie esconde nada.

P. ¿Cómo van las de 2014?

R. Mejoran, sobre todo en los ingresos.

P. ¿Tanto como para dejar de tener pérdidas?

R. Las pérdidas no vienen de la gestión de la casa. Han venido de frentes distintos, si no tendríamos más de seis millones de beneficios. La contabilidad es positiva. Pero tuvimos que asumir una serie de cosas de fuera: hablamos de una losa patrimonial de más de 200 millones, hipoteca, teatros, crisis, el IVA al 21%...

P. Tercero:las franjas nocturnas. Hicieron un cambio contra la Rueda y su recaudación millonaria, pero hay cientos de músicos que viven de los temas nocturnos que les piden negociar.

R. También había miles de afectados. No es prioritario. Esta es una entidad solidaria que tiene que respetar el reparto equitativo, velando porque el 60% de su repertorio no sea música de madrugada, sino música de éxito, que esta en la calle.