Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Sergio Blanco, cantante de Sergio y Estíbaliz y Mocedades

El músico formó parte de uno de los dúos más emblemáticos del pop español

Sergio y Estíbaliz en una imagen en Eurovisión.
Sergio y Estíbaliz en una imagen en Eurovisión.

Tal vez para las nuevas generaciones de oyentes formaba parte de algo vetusto, pero Sergio Blanco (Bilbao, 1948), que perteneció al dúo Sergio y Estíbaliz y al grupo Mocedades, era una de las voces más reconocibles de la primera gran época del pop español, aquella que se desarrolló a caballo entre la dictadura de Franco y la llegada de la democracia. Canciones como Tú volverás o Piel, junto a su esposa Estíbaliz, o Búscame, en Mocedades, fueron una especie de himnos sentimentales para toda una generación que vivió dejando atrás ya para siempre la España de traje militar y el NODO.

Según ha informado a la agencia Efe su hija Allende, el cantante ha fallecido a las 6.30 en el hospital San Camilo de Tres Cantos, en Madrid. Arrastraba una larga enfermedad, a la que combatía con un tratamiento y que le había obligado a dejar los escenarios con El Consorcio, la formación de amigos junto con Estíbaliz, Iñaki Uranga o Carlos Zubiaga.

Licenciado en Ingeniería Industrial, después de haber pasado por las aulas de ingeniería aeronáutica, su carrera como cantante comenzó en 1968 en el grupo Voces y guitarras, junto a Estibaliz Uranga. Fue el antecedente de Mocedades, que fundó por entonces Roberto Uranga, quien murió en 2005. Con el conjunto vasco, que basaba su repertorio en el poderío vocal, grabó tres discos y tuvo su mayor éxito con la canción Búscame.

Pero en 1972 decidió abandonar Mocedades y formar con Estíbaliz Uranga, que también era miembro del grupo vasco, el dúo Sergio y Estíbaliz. Ambos tendrían que ver cómo sus antiguos compañeros representaban a España en el festival de Eurovisión con Eres tú, que quedó en segundo lugar y sería a la postre una de las composiciones en castellano más emblemáticas y exitosas de nuestra historia, llegando a entrar en las listas norteamericanas, aunque pesasen acusaciones de plagio por parte de representantes yugoslavos.

La aventura no les salió tan mal. Sergio y Estíbaliz se convirtió rápidamente en un dúo reconocible y con capacidad para tener su propio lugar. En 1975, el mismo año en el que ambos se casaron, representaron a España en Eurovisión con la canción Tú volverás, que quedó en décima posición. A decir verdad, seguían las mismas huellas de los exitosos Mocedades. Como sus excompañeros para Eres tú, el dúo contó con el compositor, arreglista y productor Juan Carlos Calderón para lanzar sus primeros grandes elepés Sergio y Estibaliz y Piel y triunfar con Tú volverás. La existencia de Calderón fue fundamental, como tantas veces en aquellos años. Con su aire folk y excelente producción, al estilo de la época anglosajona del Brill Building, Tú volverás llegó al número uno en España y resiste el paso del tiempo por su brillo interno.

En 1976, grabaron un disco dedicado a composiciones populares hispanoamericanas llamado Canciones Sudamericanas. Fue una hábil jugada: se convirtieron en un fenómeno de masas en Latinoamérica tras grabar canciones de Argentina, Perú o Colombia. Pero, en el agitado período de los setenta, también había parte de concienciación con las causas de aquel continente que luchaba contra los dictadores. De esta forma, se embarcaron en 1979 en el disco y el espectáculo La Misa campesina nicaragüense, junto a Miguel Bosé, Elsa Baeza, Ana Belén o el trío Laredo. Trajo bastante controversia porque las letras, si bien tenían fondo católico, tenían mensajes guerrilleros e inconformistas, alejados de las directrices del Vaticano que promulgaba amor, paz y conformismo.

No les fue igual de bien con su salto al público anglosajón, que acabó en fracaso. Con una estética más alternativa y cantado en inglés, el disco Beans pasó sin pena ni gloria. Pero el éxito no les abandonaría con Agua, con el que volvieron de nuevo a sus orígenes y con producción de Juan Carlos Calderón, y, sobre todo, Cuidado con la noche (1985), que, bajo una sobreproducción de marcado carácter ochentero, contenía dos temas célebres para sus seguidores como Cantinero de Cuba y Te quiero y ya.

Tras la tibia acogida de De par en par (1989) y Planeta tierra (1992), el dúo desapareció para formar un año después, con algunos antiguos componentes de Mocedades, como Amaya e Iñaki Uranga (ambos hermanos de Estíbaliz) y con Carlos Zubiaga, el grupo El Consorcio, con el que grabaron siete discos, el último en 2008 titulado Querido Juan.

Había mucha nostalgia mal entendida en la obra del El Consorcio, una formación que miraba sólo a los ojos de una generación ya adulta. Pero conviene recordar que hubo una vez una época de pop en España que nada tenía que ver ni con la radiofórmula ni los dictados de las tendencias actuales. Fue la época en la que nacía una nueva sociedad que escuchaba las canciones de Sergio y Estíbaliz o Mocedades para su recreo sentimental. Los mismos años en los que llegó la televisión en color.

Más información