Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
TEATRO

Boadella piensa ya en el final

El director cree que no le queda mucho tiempo al frente de los Teatros del Canal

Albert Boadella en la sala negra de los teatros del Canal.
Albert Boadella en la sala negra de los teatros del Canal. EL PAÍS

Albert Boadella está empeñado en combatir, como sea, su frustración de músico. A la reposición de El Pimiento Verdi en los Teatros del Canal, tras el rotundo éxito de la temporada pasada, se unirá próximamemente la dirección de la ópera Don Carlo, también de Verdi. “Me he pasado a la ópera”, aseguraba ayer el siempre exultante Albert Boadella, el mítico teatrero del grupo Els Joglars, durante la presentación de este duelo musical entre el monótono, exquisito y espiritual Wagner y el popular y mediterráneo Verdi que se representa de nuevo a partir de mañana y hasta el próximo 1 de marzo. El montaje llega a la sala verde de los Teatros del Canal con una nueva escenografía, en la que se han eliminado unas filas de las gradas para disponer de unas mesas en el escenario (22 en total) en las que parte del público podrá asistir al espectáculo mientras degusta una cena fría y disfruta con este homenaje a los dos genios de la música, tan enfrentados musical y personalmente.

“Soy verdiano, nunca lo he negado, mi padre fue uno de los que saboteó en un teatro de Barcelona una obra de Wagner, pero reconozco su grandeza musical”, añadió el director.

En el encuentro con la prensa, Albert Boadella reflexionó en voz alta sobre su posible final al frente de estos teatros de la Comunidad de Madrid después de seis temporadas. El director artístico de estos teatros, que exigió ir renovando su contrato año tras año y así lo ha ido haciendo, (el siguiente lo debería firmar a principios de verano) no quiso aventurar mucho, pero sí aseguró que no creía que le quedara mucho más tiempo. “No lo tengo decidido, no estoy cansado, al contrario aquí se trabaja muy a gusto, el equipo y entusiasmo de todo el teatro es sensacional, pero hay que ir dejando paso a otra gente. Yo llegué aquí pensando en dos años y ya llevo seis. La parte de huella que he podido dejar ahí está”, dijo Boadella, quien reconoció que, por supuesto, todo dependerá también del resultado de las elecciones autonómicas. “Todos saben que yo no estoy a bien con todo el mundo. No solo dependerá del poder político también de mí”. Boadella se quedó ahí.

En 2014, los Teatros del Canal cerraron la temporada con un 80% de ocupación. “Hemos ido creciendo poco a poco”, señaló el intendente del centro Jorge Culla, para quien el encuentro con el público y la variada oferta de espectáculos han sido y son las claves del éxito de este teatro, que al inicio de la temporada actual estrenó un nuevo espacio escénico. A las habituales sala roja y sala verde, se añadió la llamada sala negra, un espacio con menos butacas pensado para dar cabida a una serie de experiencias teatrales que necesitan una mayor cercanía con el público.