Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘La isla mínima' triunfa en los premios Feroz

La pelicula de Alberto Rodriguez se lleva el galardón a mejor película, actor y director

Bárbara Lennie, mejor Actriz por 'Magical Girl'.
Bárbara Lennie, mejor Actriz por 'Magical Girl'. EFE

Por invitados, por carácter, por optimismo y presencia, los Premios Feroz se están haciendo un hueco en el panorama cinematográfico patrio. La isla mínima, de Alberto Rodríguez, arrasó en la segunda edición de los galardones, celebrada en Madrid. El thriller ambientado en la Andalucía de los años 80 se hizo con los premios a mejor película dramática, director, actor, música original y tráiler. Con, entre otros, el premio a mejor actriz y mejor guion, la segunda gran triunfadora de la noche fue Magical Girl, de Carlos Vermut.

Antesala de los Goya (coletilla cada vez más implantada en el imaginario colectivo) al modo en que los Globos de Oro son la antesala de los Oscar, la plaza de Las Ventas de Madrid (y el frío que la envolvía) sirvió de escenario para los galardones, organizados por la Asociación de Informadores Cinematográficos de España. La de ayer fue, en el año en que el cine español rompió su récord de recaudación, sobre todo, una celebración.

Lista de ganadores

Actor de reparto: José Sacristán

Música original: Julio de la Rosa (La isla mínima)

Actriz de reparto: Itziar Aizpuro (Loreak)

Guion: Carlos Vermut

Premio especial: Costa da Morte

Actor: Javier Gutierrez

Cartel: Magical Girl

Honor: Carlos Saura

Actriz: Bárbara Lennie

Director: Alberto Rodríguez

Mejor Comedia: Carmina y Amén

Mejor Drama: La isla mínima

Fue también, la de los Feroz, una gala sin concesiones. Mordaz, ácida, optimista, la disposición de los invitados en mesas circulares como si de una boda se tratara (mientras cenaban, al igual que en los Globos de Oro), propició un ambiente distendido. "Que traigan más vino", pidió en dos ocasiones Carlos Vermut al recoger sendos premios. La conductora, Bárbara Santa-Cruz, y los diferentes presentadores enseñaron los dientes como el lobo que sirve de imagen a los premios, y dispararon contra críticos, directores, actores, y las propias películas, y no faltaron alusiones tampoco a la política. También se dejó atrás cierto pesimismo sobre el futuro del cine español, y se subrayó en numerosas ocasiones que 2014 fue el año con mejor recaudación de la historia.

En cuanto a los premios, la niña mágica de Carlos Vermut le concedió al director dos galardones, el de mejor guion (aquí no existe la división entre original y adaptado que hay en los Goya), y el de mejor cartel, y su película se llevó también el premio a mejor actriz para Bárbara Lennie y a mejor actor secundario, para José Sacristán. Itziar Aizpuru se llevó el premio a mejor secundaria por su papel en Loreak. Carmina y Amén, de Paco León, se alzó con el Feroz a mejor comedia. La película Costa da morte se llevó el premio especial, y Carlos Saura, el premio de honor.

La distensión de la gala se notó en los discursos, casi todos breves y libres de la solemnidad de los Goyas. Aunque hubo alguna perla para la posteridad. Javier Gutierrez dedicó su premio al fallecido Álex Angulo, representante de esa "estirpe de secundarios, y esa familia de cómicos" que siempre suelen estar, como él mismo dijo sentirse, a la sombra. Y de la sombra quiso sacar Bárbara Lennie a los críticos, artífices finales de estos premios. "Gracias a todos esos que escriben de cine, que piensan el cine".

Premios que se van consolidando en el panorama de una cinematografía que se siente feliz, y esperanzada de cara al futuro. Sirvan como muestra las últimas palabras de Carlos Saura al recoger su premio de honor. "El cine español tiene mucho futuro. Algo me dice que las nuevas generaciones tendrán mucho que decir".

Más información