Esta es la historia de todas las historias

La joven Greenberg homenajea en un cómic a mitos y leyendas de nuestra civilización

Viñetas de 'La enciclopedia de la Tierra Temprana'.
Viñetas de 'La enciclopedia de la Tierra Temprana'.

Érase una vez un narrador. Uno muy bueno, tanto que todo el mundo quedaba hechizado por sus historias. Trataban de dioses malvados, extrañas criaturas y regiones fantásticas. Y de su vida, de cómo un día emprendió una odisea hacia el otro lado del mundo. Allí se enamoró de una chica, pero una maldición les impedía incluso solo rozarse. ¿Por qué? Esta —ejem— es otra historia. Pero, como las anteriores, se narra en La enciclopedia de la Tierra Temprana, la novela gráfica de la debutante Isabel Greenberg, que obtuvo el Premio British Book Design y Productions al mejor libro del año en Reino Unido, y que ahora Impedimenta trae a España.

“Es la aventura de un hombre que viaja por un mundo imaginario donde hay magia, gigantes, salchichas y, sobre todo, historias, muchas historias”, relata Greenberg, con entusiasmo y timidez a partes iguales. Básicamente, la joven (Londres, 1988) ha levantado un homenaje gráfico a los mitos y epopeyas de nuestra civilización. Y no solo, también porque cualquiera encontrará ecos de alguna leyenda que conozca o de aquel cuento de hadas que le leyeron sus padres antes de dormir.

Todo un ejército de muñecas rusas, donde se esconden la Biblia y la Odisea, las Mil y una noches y Pinocho. “Si hubiera que resumir el libro en un solo mensaje sería el amor por las historias”, tercia la autora, que tiró de documentación pero, sobre todo, de recuerdos y fantasía. Y de un estilo limpio y algo melancólico que recuerda a David B. o a Marjane Satrapi. No por nada, son justo los autores que convencieron a Greenberg de que ella también tenía algo que contar: “Lo primero que leí fue La liga de los hombres extraordinarios, de Alan Moore. Me encantó pero se me daba fatal recrear superhéroes. Cuando vi Epileptic y Persépolis, pensé: ‘Es justo el tipo de dibujos e historias que quiero hacer!”. Así, empezó con un episodio básico y unas pocas páginas. Y ganó el Premio Jonathan Cape del diario The Observer a las historias breves. A partir de aquí, la trama no paró de alargarse.

La autora de cómics Isabel Greenberg, en Madrid.
La autora de cómics Isabel Greenberg, en Madrid.CARLOS ROSILLO

De esas viñetas, la autora acabó sacando el enorme planeta de La enciclopedia de la Tierra Temprana, tan vasto como para necesitar mapas al estilo de su amado Tolkien. Y para acoger otros personajes que protagonizarán su próximo cómic, “más oscuro” y “más duro”, por la responsabilidad que percibe: “Cuando hice este pensaba que era algo abstracto, que nadie lo vería nunca”.

A la vez, la autora se ha metido en un cuento de hadas paralelo. A sus 26 años, tras estudiar ilustración, ha encontrado su oasis en el cómic. Nominada a dos Eisner, colabora con The Guardian o The New York Times y su obra ha llegado hasta el Victoria and Albert Museum de Londres. Y, ahora, viaja por Europa dando entrevistas. Por cierto, aprovechó su primera vez en Madrid para acudir al Prado a ver El jardín de las delicias, de El Bosco.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

“Todo esto es nuevo para mí. Me hacen a menudo la misma pregunta: a veces doy buenas respuestas, otras improviso y luego pienso: ‘¡Ay, lo hice fatal!”, se ríe.

Pasan unos cuantos minutos, llega así la última cuestión.

—¿Cuál es la clave para una buena historia?

—Te tiene que gustar al menos un personaje y…

La respuesta vira de repente hacia la libreta del periodista: “Me encanta su cuaderno. Perdón, ¿cuál era la pregunta? Vaya, ¡si lo estaba haciendo bien!

Sobre la firma

Tommaso Koch

Redactor de Cultura. Se dedica a temas de cine, cómics, derechos de autor, política cultural, literatura y videojuegos, además de casos judiciales que tengan que ver con el sector artístico. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Roma Tre y Máster de periodismo de El País. Nació en Roma, pero hace tiempo que se considera itañol.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS