Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA | JUEGOS SUCIOS

¡Jo, qué noche!

Un fotograma de 'Juegos sucios'. Ampliar foto
Un fotograma de 'Juegos sucios'.

Como si El hombre del Sur, clásico relato de Roald Dahl que inspiró un inmortal episodio de Alfred Hitchcock presenta…, se hubiese citado, para tomar unos chupitos, con el sketch de Stephen Merchant y Halle Berry en la procaz Movie 43 (2013), Juegos sucios propone la última palabra en veladas de riesgo para tiempos de desahucios inminentes y eternizada crisis financiera. Implacable comedia negra con la perversión de un tipo íntegro en su centro, la película pone en marcha su juego de apuestas a partir de dos encuentros fortuitos: el de dos amigos que encarnan contrastadas maneras de encarar la madurez y el de estos con una enigmática pareja entregada al juego perverso.

JUEGOS SUCIOS

Dirección: E. L. Katz.

Intérpretes: Pat Healy, Ethan Embry, Sara Paxton, David Koechner, Amanda Fuller, Laura Covelli, Brighton Sharbino, Claudia Salinas, Ruben Pla, Eric Neil Gutiérrez.

Género: comedia. Estados Unidos, 2013.

Duración: 88 minutos.

Colaborador habitual de Adam Wingard -autor de la notable Tú eres el siguiente (2011)- en calidad de guionista, E. L. Katz debuta en la dirección enmarcándose en ese nuevo terror indie que desbroza el lenguaje del género de viejas retóricas y desorientados intentos de emular modelos orientales. Aquí el humor negro pone en marcha una dinámica que no se queda en la escalada de golpes de efecto, sino que gradúa con tino la lógica de una perversión anímica contemplada casi en tiempo real. No es una obra redonda, pero sí enérgica, retorcida y alentadora, donde se confirma que este relevo generacional en el género está sirviendo para algo.