Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Teatro Real recuerda a Kraus 15 años después de su muerte

Beczala conmemora a uno de los mejores tenores españoles con arias de su repertorio

El tenor Piotr Beczala. Ampliar foto
El tenor Piotr Beczala.

El Teatro Real le debe un recuerdo a Alfredo Kraus, pero esto no es un homenaje, sino una conmemoración en el 15º aniversario de su muerte. En su momento el Real le hará el homenaje que merece”, dice Matabosch, director artístico del coliseo. La noche de mañana será de conmemoración a una carrera, a una voz genuina y a una forma de entender la lírica. Para este recuerdo, repartido en dos días, el teatro cuenta con la presencia del tenor Piotr Beczala.

El cantante regresa a Madrid cuatro años después para recordar a Alfredo Kraus, al que llama el patrón de los tenores. Para ello ha recuperado el repertorio con el que el tenor logró sus mayores aplausos, adornándolo con otras arias que cree que Kraus podría haber cantado si se lo hubiese propuesto. En el programa hay obras de Verdi, Donizetti, Gounod o Bizet; pero también la singular presencia del aria E lucevan le stelle de la Tosca de Puccini, una ópera que cantó el tenor canario en sus primeros años pero que le dejó un mal sabor de boca, aunque Beczala asegura que en la grabación existente de ese momento a Kraus no se le nota incómodo al interpretarla.

Beczala admira a Kraus, a pesar de que nunca llegaron a intercambiar ni una palabra. “La historia entre Kraus y yo es muy larga. Cuando era estudiante leí en una entrevista que decía que el tenor que no busca las notas altas, no las consigue. Yo era entonces un tenor con un registro corto y aquello me hizo ver que estaba haciendo algo mal. Me fijé en cómo trabajaba él, pero Kraus sacrificó su vida para el canto y hoy en día no hay tenores que hagan lo que él hacía. Me guío por sus grabaciones para asumir las soluciones que él había dado a las dificultades técnicas”, dice el tenor. Sin embargo, explica que el tenor ha de hacerse a sí mismo, y por ello a lo largo de su carrera no acudió a Kraus ni a ningún otro colega para solventar sus problemas de técnica. “Cada uno tiene que construir su voz como el que monta un motor. Luego, dependiendo del coche en el que se ponga el motor, dará un resultado u otro”, dice el cantante.

La trayectoria de Kraus es especial, ya que a pesar de su dilatada carrera, pueden contarse solo una veintena de papeles interpretados por el tenor. “Kraus fue lo suficientemente inteligente como para no intentar abarcar muchos roles, pero interpretar de manera perfecta los que elegía. Kraus no es solo una voz, sino también todo lo que la rodea, aspectos como su delicadeza en el fraseo”, comenta Beczala.

En este tributo Beczala se acompañará de la Orquesta Sinfónica Municipal dirigida por Marc Piollet, que interpretarán oberturas de ópera a modo de transición entre las arias del tenor. Pero los festejos no terminan aquí: el sábado por la mañana a las 12 le tomarán el relevo en el escenario aquellos para los que Kraus fue un maestro y un mentor. Simón Orfila, Mariola Cantarero, Javier Franco o Isabel Rey se turnarán sobre las tablas para recordar al tenor desaparecido. Una ausencia notable en estas dos jornadas de recuerdo será la de Teresa Berganza, que no podrá estar finalmente presente por su estado de salud.