Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Histórico indulto de un novillo en la feria del Pilar de Zaragoza

El novillero castellonense Varea paseó las dos orejas simbólicas de Quejoso, de 501 kilos

El tercer festejo de la feria del Pilar de Zaragoza -plaza de primera categoría- vivió ayer el hecho insólito e histórico del indulto de un novillo de la ganadería local de Los Maños con el que el novillero castellonense Varea consiguió un resonante triunfo, según informa la agencia Efe.

El utrero, de nombre Quejoso y 501 kilos de peso, se empleó con bravura de salida y en dos alegres entradas al caballo. Tras un lucido tercio de banderillas, el novillo repitió con dulzura, y Varea lo muleteó con clase y elegancia al ritmo pausado con el que acudía el animal; una serie de naturales fue especialmente honda, lo que dio lugar a una unánime y clamorosa petición de indulto para el animal. Tras la decisión presidencial de mostrar el pañuelo naranja, el novillo volvió a los corrales y el novillero paseó las dos orejas simbólicas entre la apoteosis general.

Con algo menos de media entrada en los tendidos, se lidiaron seis novillos de Los Maños, de buena presencia y en el tipo de su encaste santacoloma. Tres fueron descastados y nobles, y con movilidad los demás, entre los que destacó el indultado tercero.

El balance artístico del festejo fue el siguiente: Miguel Cuartero, silencio y ovación tras aviso; David de Miranda, vuelta al ruedo tras petición y silencio tras aviso; Varea, indulto (dos orejas simbólicas y vuelta al ruedo con el ganadero) y oreja. Salió a hombros junto al mayoral de la ganadería.

 Fernando Rey, operado de nuevo

 El novillero malagueño Fernando Rey, ingresado desde el 30 de septiembre en el Hospital 12 de Octubre de Madrid tras sufrir una gravísima cornada en la localidad madrileña de Moralzarzal, ha sido operado en este mismo centro médico para implantarle una prótesis en la orbita ocular, dañada también en el mismo percance.

La intervención, de tres horas de duración, ha consistido en la colocación de una placa de titanio en la orbita derecha, con el objetivo de sujetar el globo ocular que, según las primeras valoraciones médicas, no sufre daños aparentes que puedan afectar a la visión, pero sí a la movilidad del mismo, aunque hay que esperar la evolución de la herida.

Fernando Rey resultó cogido por el primer novillo del festejo, de la ganadería de Victoriano del Río. Mientras toreaba al natural, el utrero tiró un derrote seco que lo golpeó violentamente en la cara, cazándole también certeramente al torero a la altura de la ingle.

Antes de ser trasladado al Hospital 12 de octubre, Fernando Rey fue operado en la enfermería de ‘una cornada en el triángulo de Scarpa izquierdo, con una trayectoria hacia arriba de 20 centímetros, que alcanza el isquion, contusiona la arteria femoral con hemorragia venosa al romper las colaterales. Pronóstico muy grave’.