Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
crítica | en un lugar sin ley

Almas de ‘western’

El nombre de Terrence Malick corre el riesgo de convertirse en una insistente referencia cuando alguien combate la linealidad narrativa

Rooney Mara y Casey Afleck, en una imagen de 'En un lugar sin ley'.
Rooney Mara y Casey Afleck, en una imagen de 'En un lugar sin ley'.

El nombre de Terrence Malick corre el riesgo de convertirse en una insistente referencia cada vez que alguien combate la linealidad narrativa a través del montaje, proponiendo un lenguaje de rimas y recurrencias frente a la retórica clásica de causas y efectos. Dos estrenos de la semana coinciden en este registro, aunque no pueden ser más distintos entre sí —y, a su vez, más distintos a Malick aunque En un lugar sin ley invite a recordar la mítica del forajido que exploraba Malas tierras (1973)—. En su segundo largo en solitario, David Lowery —que firmó junto a Shane Carruth el asombroso montaje de Upstream color— propone una relectura del western en clave sensorial e introspectiva, mientras que, en 10.000 noches en ninguna parte, Ramón Salazar aprovecha las posibilidades de ese lenguaje para una ficción cuántica. Lowery define su película como una canción de Woody Guthrie hecha imágenes: es, también, un poderoso western trágicorromántico condensado en el alma de sus personajes.

EN UN LUGAR SIN LEY

Dirección: David Lowery.

Intérpretes: Casey Affleck, Rooney Mara, Ben Foster, Keith Carradine, Nate Parker, Robert Longstreet, Charles Baker, Augustine Frizzell, Kentucker Audley.

Género: drama. Estados Unidos, 2013

Duración: 96 minutos.