Crítica | El tour de los MuppetsOpinión
i

De gira con un mapa antiguo

El quid de la cuestión ante 'El tour de los Muppets' es que esta secuela no es ni de lejos tan buena ni tan carismática como el título que la precedió

Algunos de los muñecos que protagonizan 'El tour de los Muppets'.
Algunos de los muñecos que protagonizan 'El tour de los Muppets'.

En el número musical que abre esta película, ambientado segundos después de la feliz apoteosis que cerraba The Muppets (2001), los miembros del reparto afelpado del universo teleñeco cantan: “Estamos haciendo una secuelas lo que hacemos en Hollywood / y todo el mundo sabe que las secuelas no suelen ser tan buenas”. No es frecuente encontrarse con películas que lleven escrita su autocrítica en la frente y menos aún que esta resulte tan precisa y tan poco autoindulgente, porque, esencialmente, el quid la cuestión ante El tour de los Muppets es que esta segunda entrega de la afortunada resurrección de esa mitología cumple, desarma con su transparente autoconciencia y sí, en efecto, no es ni de lejos tan buena, ni tan carismática como el título que la precedió.

Los Muppets fue un afortunado accidente: de repente, una franquicia adquirida por una gran corporación era confiaba a un grupo de entregados fans —encabezado por el cómico Jason Segel— que convirtieron esa película inaugural en un festín para la nostalgia generacional y en un discurso sobre la inmadurez como resistencia que albergaba distintos niveles de lectura bajo su ligereza y espíritu lúdico. En El tour de los Muppets, el equipo de cómplices de Segel sigue ahí, pero él ya no está y uno se siente tentado a pensar si acaso no sería él quien ejercía de guardián de las escenas en el pelotón.

El tour de los Muppets se apropia del esquema de las películas de robos sofisticados —con el lejano modelo de La pantera rosa en el centro— para lanzar a los personajes de gira por una Europa delirante y fuera del tiempo que incluye gulags siberianos, guetos berlineses y un Madrid donde flamenco y sones mejicanos juegan a la fusión bajo el toro de Osborne y junto a un saqueado Museo del Prado. Hay buenos números musicales, un doble maléfico de la rana Gustavo y gags afortunados, pero todo en el interior de un conjunto algo desmañado.

EL TOUR DE LOS MUPPETS

Dirección: James Bobin.

Intérpretes: Ricky Gervais, Tina Fey, Ty Burrell, Jemaine Clement, Danny Trejo, Ray Liotta, Dave Goelz, Steve Whitmire, Eric Jacobson.

Género: Comedia

Estados Unidos, 2014

Duración: 107 minutos

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50