La novelista Andrea Tomé gana el segundo premio La Caixa/Plataforma

La joven autora ferrolana, de 19 años, vence con una novela sobre la anorexia, enfermedad que sufre

La novelista, Andrea Tomé, y los reponsables del premio La Caixa/Plataforma.
La novelista, Andrea Tomé, y los reponsables del premio La Caixa/Plataforma.

La anorexia no se cura. Ni siquiera con literatura. Pero se puede explicar. Eso cree la jovencísima novelista gallega Andrea Tomé (Ferrol, 1994), de 19 años, que ha recibido hoy el Premio literario La Caixa/Plataforma dotado con 3.000 euros y la publicación de su obra, Corazón de mariposa, en la colección juvenil de Plataforma Editorial: Plataforma Neo. "Esta es la novela que nunca había pensado escribir", confesó la autora en la rueda de prensa del galardón concedida en CaixaForum, que padece desorden alimentario al igual que su protagonista. "Pero me di cuenta, leyendo sobre mi enfermedad, que faltaba una obra que combinara buena literatura y conocimiento de qué es ser anoréxica".

La novela narra la historia de Victoria, una universitaria cuya rutina es contar calorías desde la torre de marfil de su enfermedad. Kenji, un compañero de clase, cambiará su vida en su día más difícil: cuando sus colegas estudiantes se la encuentren tirada en el baño de un bar, sobre un charco de sangre. "La protagonista es, a propósito, lo opuesto a mí", ha subrayado Tomé, que en ningún caso quiere que se entienda a su personaje como una sosias literaria. "Lo que sí es cierto es que sus obsesiones, sus pensamientos recurrentes, se inspiran en mi padecimiento de la anorexia. Pero es un personaje de ficción".

Andrea Tomé, a pesar de su premio y publicación que "aún no se cree", piensa que escribir sobre la anorexia no ayuda a superar la enfermedad: "Me gustaría decir que se puede curar una con literatura. Pero no es verdad. Esta es una enfermedad que está contigo toda la vida. Las anoréxicas sabemos de qué podemos morirnos y que, por mucho que mejores, será algo con lo que tendrás que lidiar toda tu vida. Así que no, no me ayudó a combatirla, pero sí a entenderla". Comprender esta dolencia, que "padecen tres de cada 100 personas", como recuerda la autora, era el mayor motivo para escribirla: "Hay muchos tópicos sociales que son falsos. Por ejemplo, que somos niñas que queremos tener un aspecto de modelo. No es así. Lo que tenemos es una enfermedad mental antes que física". El título de la novela, Corazón de mariposa, dio la pincelada de humor a la seriedad del tema: "Lo confieso, era el título de otra novela [risas del público]. Pero luego pensé que le venía bien. Sugiere un corazón pequeño, y las anoréxicas lo tenemos comparadas con una persona sin la enfermedad. Luego me enteré de que las mariposas no tienen corazón, solo tubitos [más risas]".

Tomé estuvo bien escudada en su rueda de prensa. A su izquierda: Jaume Giró, director ejecutivo de La Caixa, que destacó la "necesidad de la creatividad de la juventud como revulsivo"; Jordi Nadal, editor de Plataforma Editorial, que subrayó la calidad de la edición de este año, con 145 manuscritos recibidos de autores entre 14 y 25 años de seis países hispanoparlantes; y Francesc Miralles, novelista de literatura juvenil traducido a más de 12 idiomas y miembro del jurado de esta segunda edición del premio (la primera la ganó Laia Soler), que destacó el "tono directo, desacomplejado, duro y tierno a la vez" de la novela, alabando también la calidad de su prosa. A su derecha, su madre, visiblemente emocionada, sobre todo cuando su hija explicó, sin tapujos y sin perder la sonrisa, el drama de su enfermedad. Solo intervino para decir un "gracias" a los asistentes.

Esta joven autora tiene muchas más balas en la recámara: ocho novelas ya escritas, y quién sabe cuántas en la imaginación. Pero su estreno literario no puede ser más a flor de piel, un debut que arranca con esta dedicatoria: "A todas las princesas de hielo que sin saberlo construyen una cárcel con sus huesos".

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50