Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ivor Bolton será nuevo director musical del Teatro Real

El director inglés se incorporará al cargo a partir de la temporada 2015/2016 y permanecerá en el coliseo madrileño cinco años

Ivor Bolton, durante un concierto en Salzburgo en 2010. Ampliar foto
Ivor Bolton, durante un concierto en Salzburgo en 2010.

La Comisión Ejecutiva del Teatro Real, en su reunión ordinaria celebrada este mediodía, ha aprobado el nombramiento de Ivor Bolton como director musical de la institución. Su incorporación, según reza el comunicado emitido por el teatro, se producirá en la temporada 2015/2016 y tendrá vigencia por un periodo de 5 años. Esta decisión, tal y como adelantó EL PAÍS la semana pasada, se produce tras concluir un proceso en el que se han considerado candidaturas de destacados profesionales. Pero Bolton ha sido casi desde el principio el favorito del nuevo director artístico de la institución, el barcelonés Joan Matabosch. Ahora, tras semanas de conversaciones el inglés es ya el elegido.

Ivor Bolton, que dirigirá a finales de mes Alceste y abrirá la siguiente temporada con Las Bodas de Fígaro, estudió en la Cambridge University (Clare College), el Royal College of Music y el National Opera Studio London. Cuando todavía era estudiante, fue invitado a dirigir el Coro del Festival de Glyndebourne, donde fue asistente de Bernard Haitink y Simon Rattle. Tras dirigir asiduamente en el mencionado festival, se convierte en director musical de la Glyndebourne Touring Opera. Ivor Bolton ha mantenido una estrecha relación con la Ópera Estatal de Baviera, en Múnich, donde, desde su debut en 1994, ha dirigido 17 nuevas producciones, incluyendo un ciclo sobre Monteverdi y una serie de óperas de Händel, además de ser premiado con el prestigioso Bayerische Theaterpreis.

Joan Matabosch ha visto en este intérprete, formado también como clavecinista, al hombre capaz de hacer crecer a la orquesta en los próximos años. Músico del gusto también del anterior director artístico, Gerard Mortier, vive en Barcelona desde hace tres años y está casado con la musicóloga y crítica Tess Knighton. Su elección estaba prácticamente cerrada la semana pasada, pero faltaba alcanzar el consenso con los representantes del ministerio de Cultura, que se han reunido esta tarde mediante Comisión Ejecutiva.

Esta decisión cambiará en gran medida la estrategia del Teatro Real de los últimos tiempos. Cuando llegó a Madrid, Gerard Mortier apostó por un sistema de rotación de directores en el foso. Hasta ese momento Jesús López Cobos se había encargado de esa tarea. Pero el belga consideró que el nivel de motivación de la orquesta se mantendría de esta manera mucho más alto y los músicos crecerían impregnándose del estilo de los distintos maestros internacionales que pasarían por Madrid. Su plan funcionó (acompañado del gran éxito del coro que se formó a su llegada y que dirige Andrés Máspero). Pero Matabosch prefería entregar el mando y la tutela del crecimiento de la orquesta a un solo hombre. Bolton, sin embargo, dirigirá alrededor de cuatro títulos por temporada. El resto seguirá encomendándose a directores invitados. 

Su debut en el Covent Garden de Londres tuvo lugar con el estreno mundial de Arianna, de Alexander Goehr, en 1995 y desde entonces dirige allí con frecuencia. En el año 2000, por invitación de Gerard Mortier, participa por primera vez al Festival de Salzburgo para dirigir Iphigénie en Tauride de Gluck y, poco después, es invitado a ser director musical de la Mozarteumorchester Salzburg, cargo que sigue desempeñando en la actualidad. Desde entonces, está presente cada año en el Festival de Salzburgo, y su repertorio incluye óperas de Mozart, Haydn, Bellini, Chaikovski, Gluck, Stravinski y Händel. Recientemente ha interpretado en ese mismo escenario la sinfonía Turangalila de Messiaen.

Ha trabajado en los teatros de ópera más prestigiosos de Europa, y su presencia es frecuente en la Opéra national de Paris, el Maggio Musicale Fiorentino, la Nederlandse Opera, La Monnaie de Bruselas, la Wiener Staatsoper, la Opernhaus Zürich, la Semperoper Dresden, el Festival International d'Aix-en-Provence, la Theater an der Wien y la Hamburg State Opera. Ha sido director invitado en el Teatro Colón de Buenos Aires, la Sidney Opera House y la San Francisco Opera.

Ha desarrollado una intensa carrera como clavecinista y ha grabado todos los conciertos para clave de J.S. Bach. En el Teatro Real ha dirigido Leonore de Beethoven(2007) y Jenůfa de Janáček (2009), y en las próximas semanas estrenará una nueva producción de Alceste de Gluck. Regresará al foso madrileño para la apertura de la próxima temporada con Le nozze di Figaro, de Mozart, el próximo mes de septiembre.

Más información