Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sophie Hannah ultima la primera secuela autorizada del Poirot de Agatha Christie

La novelista llega a BCNegra para presentar su nueva novela, 'La cuna vacía'

Los herederos de la maestra británica del crimen le han permitido 'resucitar' al famoso detective

Sophie Hannah, el miércoles en Barcelona. Ampliar foto
Sophie Hannah, el miércoles en Barcelona.

De Sophie Hannah (Manchester, 1971), escritora elegida por los herederos de Agatha Christie para realizar la primera secuela autorizada del detective Hércules Poirot, no hay que fiarse: tiene esa cara redonda, los ojitos un poco achinados tras las gafitas de pasta y el pelo rizado algo revuelto, todo aquello que podría responder a la bonachona y clásica matrona inglesa que te ofrece una buena porción de su tarta de manzana; pero mientras lo hace, te puede soltar: “¿Quién no ha tenido un novio con algún episodio oscuro que no hemos podido indagar nunca?; o cuando, tras 20 años de aguantar al marido, te preguntas: '¿Por qué narices mira esa serie que no le pega o se ordena la ropa ahora así?”. Las dudas las plantea en Barcelona, en el marco del encuentro BCNegra, que ha visitado con su nueva obra, La cuna vacía (Duomo), enésima demostración de la exitosa (28 idiomas; ventas millonarias) y particular rama de la novela negra que practica, la “paranoia unisex”, como ella con humor la define. Thriller psicológico puro, vamos.

“Todos tenemos un punto inquietante”, asegura Hannah, quizá para justificar que ella solo actualiza un género que ya está en la novela clásica. “Hay poco protagonista literario que no esté afectado emocionalmente, insatisfecho, que no se sienta amenazado por algo interior; ahí están Cumbres borrascosas, Jane Eyre... Una novela negra pretende resolver un crimen o una circunstancia y para ello se intenta encontrar las claves de un proceso interior; toda mi obra busca eso”.

Juega la autora con el terror intrínseco de lo psicológico, que es interior, personal, intransferible y al que puede aplicársele la teoría de Alien, el octavo pasajero: da más miedo porque el monstruo casi nunca se ve en pantalla. “Fliss no sabe quién es el asesino y, sobre todo, de dónde viene y hacia dónde va, ni por qué”, cita la autora refiriéndose a la protagonista de La cuna vacía, una productora que realiza un documental sobre unas madres acusadas de la muerte de sus hijos. “No todos los que hacen cosas malas es por su naturaleza insana; muchas lo hacen por un dolor interno profundo”. ¿Se intuye comprensión por los criminales? “Más que perdonarlos, intento comprenderlos; en mis primeras novelas, No es mi hija o Matar de amor, los malos lo eran de principio a fin; a partir de La mala madre, aunque no de manera consciente, intenté ya explicarme por qué los cometen; igual en sus circunstancias, yo hubiera hecho lo mismo”. Lo vio más claro cuando visitó diversas veces una cárcel inglesa. “Hablé con asesinos y, en algunos casos, pensé que sólo habían tenido peor suerte que yo cuando niños”.

En las novelas de Hannah nadie es lo que parece: un bebé no es de su madre (No es mi hija); un amante acaba no siendo quien aseguró ser (Mala madre), las asesinas de sus hijas igual no lo son (Cuna vacía)… “Es mi gran obsesión; nadie es nunca quien parece ser: para mí, ese es el principal peligro en la vida; ¿Ha seguido el caso de la norteamericana Amanda Knox, condenada por un supuesto asesinato en Perugia en 2009? Ha sido un gran embrollo judicial, no está claro el crimen pero estoy convencida de que fue declarada culpable porque ella es rara, contestó y se comportó durante el juicio de manera anómala al patrón general; pero nadie sabe si es así siempre”. La maternidad también parecería otro de sus leitmotiv. “Sí, están en tres de mis libros, pero no así en los otros seis; el verdadero denominador común de mi obra son las problemáticas relaciones que se dan en la familia; tengo amigos psicólogos y todos coinciden: el 99% de las miserias de sus pacientes tienen su origen en un trauma familiar; sí, la familia puede verse como un peligro”.

La pareja de los inspectores formada por Charlie Zailer y Simon Waterhouse son las criaturas que hacen de nexo de la mayoría de novelas negras de Hannah, pero curiosamente no son las voces narradoras, que suelen llevar mujeres. “Las llamo heroínas y se integran con mi pareja de detectives, con lo que siempre mis novelas tienen tres protagonistas; sé que es casi un lujo y no es usual en el género, pero deseo indagar en el interior de una vida sacudida por un crimen; me interesa tanto o quizá un poco menos, la investigación como las consecuencias”.

Hannah es fruto también de unas circunstancias familiares, con un padre que fue profesor emérito de la Universidad de Manchester y uno de los grandes expertos en Marx, Norman Geras, y una madre, Adèle, reputada autora de narrativa infantil. Jugaba poco y solía quedarse en casa rodeada de libros. Nadie lo diría al leer sus novelas pero es una poeta de cierto nombre, con siete libros editados… Y, sí, hay concomitancias entre géneros: “Mi poesía es métrica, con rimas, una estructura que también se da en mis novelas, para mí el equilibrio es básico; y la temática también es compartida: está la gente y el comportamiento extraño, el daño, el amor y el odio, los celos… ¿Sabe la única diferencia? Mi poesía tiene humor y en mis novelas negras me veo incapaz de introducirlo”. Sobre Marx se intuye rechazo total, versión tardía del freudiano matar al padre: “a los 10 años ya casi lo sabía todo; siendo tan listos, no sé cómo pudieron llegar a pensar que habría igualdad social tras la muerte de tanta gente; antes de estar de acuerdo con él prefiero ciertas injusticias sociales”.

Quizá porque es una gran amante de obras de Ruth Rendell y Agatha Christie, Hannah ha sido elegida para realizar la primera secuela autorizada del detective Hércules Poirot. “Sabiendo cómo resuelve los casos, por difíciles que fueran, he pergeñado la investigación más difícil de resolver que se me ha ocurrido, con infinidad de giros, recovecos…”. Como nunca se hubiera atrevido a tocar nada cerrado por Agatha, dice con familiaridad, no ha resucitado al detective (murió en Telón, de un infarto, en 1975) sino que ha ubicado la acción en 1929, justo en medio de los años en que la autor no publico ninguna de las 33 novelas y que protagonizó el policía de gran mostacho. Incluso para preservarlo con toda pureza, ha inventado un policía nuevo de Scotland Yard que conoce al personaje. Que a pesar de ser lento, reflexivo, costumbrista, de escasa acción y protagonice historias sin sangre en directo goce hoy Poirot de una notable vigencia se debe, piensa, “a su componente de hombre superlisto, que triunfa allí donde se estrellarían otros; la gente no quiere siempre violencia y manos y pies semienterrados por ahí”. La novela de Poirot la acabará “en dos o tres días cuando regrese a casa, ya no queda nada”.

Sometida a un “desgaste emocional tremendo” en cada novela, de la que la de Poirot no es una excepción, Hannah suele acabar en cama al terminar una. La próxima que llegará a España será Lasting damage, donde una persona, buscando una casa que comprar por internet, descubre un cadáver en una de las imágenes promocionales del inmueble. Retorcido, inquietante. Y lo cuenta con esa cara bonachona… Sí, cierto: nadie es nunca quien parece ser.

Otros 'spin-offs' literarios

AURORA INTXAUSTI

El personaje. John Banville es (a veces) Benjamin Black desde inició la publicación de una serie de novelas negras ambientadas en el Dublín de los años 50 y protagonizadas por un tipo taciturno, atormentado y solitario, patólogo de profesión, que respondía al nombre de Quirke. El irlandés aceptó la invitación de los herederos de Raymond Chandler de escribir una novela protagonizada por uno de los personajes más enigmáticos y atractivos de todos los tiempos: el imperturbable Philip Marlowe. La novela La rubia de ojos negros la editará Alfaguara.

La escritora. P. D. James, la gran dama del crimen británica, publicó una novela insólita, La muerte llega a Pemberley (Bruguera), en la que retoma Orgullo y prejuicio en el punto en que la acabó Jane Austen. “Debo una disculpa a la sombra de Jane Austen por implicar a su querida Elizabeth en la trama de una investigación por asesinato”, afirma la escritora en una nota introductoria. Estamos en Pemberley en 1803. Hace seis años que Elizabeth Bennet y Darcy se casaron. Tienen dos hijos y preparan el baile de otoño. La felicidad es absoluta. Pero el día antes de la fiesta, se presenta, sin ser invitada, Lydia, la díscola hermana menor de Elizabeth, la que se fugó (en Orgullo y Prejuicio) cuando tenía 16 años con el apuesto teniente George Wickham. Histérica, llora y grita que han asesinado a su marido en el bosque de Pemberley.

El agente. William Boyd escribió Solo (Alfaguara), un libro para celebrar los 60 años de la serie literaria sobre 007. Más allá del icono cinematográfico, de ese agente infalible que aplica su licencia para matar con la frialdad de un estilete, el James Bond creado por Ian Fleming es un individuo complejo, con sus contradicciones y errores, incluso de lágrima fácil. “Un hombre real”, según la disección de William Boyd, el último de una nómina de escritores que, desde la muerte del autor original, han perpetuado la serie de novelas de 007.”. Solo nos traslada al Londres de 1969, cuando los servicios secretos británicos encomiendan al ya veterano 007 una misión en África que acabará operando un giro inesperado. Lo que en principio era un trabajo profesional, uno más, se convierte en cuestión personal y en una venganza. La trama arranca con un tono mucho más lúdico, en una habitación del legendario hotel londinense The Dorchester, donde Bond ha decidido regalarse una noche para festejar su 45 cumpleaños. William Boyd, escocés aunque nacido en Ghana (1952), es el tercer autor (tras Sebastian Faulks y Jeffery Deaver) al que los herederos de la franquicia han encomendado una “novela oficial” de James Bond.

El presidente. Abraham Lincoln, cazador de vampiros (Umbriel). La reputación de Abraham Lincoln se basa en haber salvado a su país de los estragos de la secesión y en la abolición de la esclavitud. Pero su heroica lucha contra las fuerzas del mal, contra los vampiros, los “no muertos”, ha permanecido oculta durante cientos de años. Hasta que Seth Grahame-Smith, coautor de Orgullo y prejuicio y zombis, descubrió el Diario secreto de Abraham Lincoln. Usando ese documento como guía, Grahame-Smith reconstruye su historia, revelando los temibles secretos tras la Guerra Civil y arrojando luz sobre el papel de los vampiros en el nacimiento y desarrollo de Estados Unidos, así como el momento en que esas criaturas casi acabaron con el país. Llevada al cine de la mano de Tim Burton y Timur Bekmambetov, Abraham Lincoln: cazador de vampiros es una aventura.

Más información