Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco paradas entre los paisajes de Cézanne en el Thyssen

Incluso cuando pinta sus bodegones en interiores, el artista recoge la atmósfera que rodea su casa de Provenza

Retrato de un campesino de Paul Cézanne.
Retrato de un campesino de Paul Cézanne. Museo Thyssen-Bornemisza

Más de la mitad de la obra de Cézanne está dedicada al paisaje. Incluso cuando pinta sus bodegones en interiores, recoge los colores y la atmósfera de las vistas que rodean su casa en la Provenza francesa, L’Estanque, una vivienda propiedad de su madre en la que vivió con su mujer, la modelo Hortense Fiquet. Aunque el recorrido por la exposición es una inmersión en los parajes y bosques de su entorno, nunca está de más señalar las paradas esenciales dentro de los cinco cuatro espacios en los que se ha subdividido la exposición.

'Ladera en Provenza' de Paul Cézanne (1890-1892). ampliar foto
'Ladera en Provenza' de Paul Cézanne (1890-1892). National Gallery de Londres

Un solo cuadro, pieza esencial de la colección Thyssen, sirve de arranque de la exposición. Es Retrato de un campesino (1905-1906), una obra en la que el rostro del hombre está desdibujado y sobre el que se funden los colores de la naturaleza. Verdes, azules y marrones se confunden entre los castaños del fondo de la obra con el sombrero del hombre y los cielos y montañas que le rodean.

En la segunda sección se agrupan las obras en la que los caminos son los protagonistas.

'Curva en lo alto del Chemin des Lauves' (1904-1906). ampliar foto
'Curva en lo alto del Chemin des Lauves' (1904-1906). Fundación Beyeler

El mejor ejemplo sería Ladera en Provenza, (c. 1890‐1892), óleo prestado por la National Gallery de Londres. Durante su voluntaria retirada a Aix, caminaba cada día sobre los campos próximos a su vivienda. Enemigo radical de las carreteras modernas, le fascinaba seguir los senderos y caminos que en sus obras aparecen siempre cerrados al final. Son bellos caminos que no van a ninguna parte o que, en la perspectiva, no se ve la manera de traspasarlos.

La tercera sección reúne escenas de desnudos y paisajes con árboles. Las raras formas y posturas de las personas desnudas son similares a las formas que da a los troncos de los árboles que pinta agrupados y abrazos en los bosques. La similitud es tal que algunas teorías apuntan a que los desnudos son meras ensoñaciones nacidas a partir de su obsesiva mirada sobre los arbolados; una contemplación obsesiva en la que algunos encuentran claves para desvelar obsesiones sexuales no resueltas. Curva en lo alto del Chemin des Lauves, (1904-1906), prestado por la Fundación Beyeler y ilustra sobre su peculiar manera de contemplar la vegetación.

'La montaña Sainte Victoire' (1904) de Paul Cézanne. ampliar foto
'La montaña Sainte Victoire' (1904) de Paul Cézanne. Museo de Arte de Cleveland

En los paisajes de Auvers, la montaña de Sainte‐Victoire, es una obsesión más que un motivo pictórico. Bajo el título de El fantasma de La Sainte‐Victoire, se agrupan los bodegones realizados en el interior de su estudio en los que coloca las frutas sobre manteles a los que va dando forma de montaña. Las telas para cubrir las mesas se van hinchando y elevando hasta adquirir un protagonismo mayor que las peras y las manzanas.

'Naturaleza muerta con flores y frutas', cuadro de Cézanne de 1890. ampliar foto
'Naturaleza muerta con flores y frutas', cuadro de Cézanne de 1890. Museos Estatales de Berlín

La montaña Sainte-Victoire, (1904) del Cleveland Museum of Art y Naturaleza muerta con flores y frutas (c.1890) del Staatliche Museen zu Berlin, son dos paradas obligatorias en el recorrido. La última sala de la exposición está dedicada a los juego de construcciones del artista. Las casitas unifamiliares de rojos tejados que aun hoy se extienden por los campos de la Provenza francesa, le sirvieron paraasentar lo que muchos consideran los fundamentos del cubismo.

Casa en Provenza, (c.1885) del Indianapolis Museum of Art, introduce en el universo de formas geométricas dominadas por cubos, esferas, cilindros y conos que después adoptarían pioneros del cubismo como Braque, Derain, Dufy y Lhote.

'Casa en Provenza' (hacia 1885). Paul Cézanne. ampliar foto
'Casa en Provenza' (hacia 1885). Paul Cézanne. Museo de Arte de Indianápolis

Más información