Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La muestra ‘TAPAS. Spanish Design for Food' llega a Washington

Después de visitar Miami, la exposición viaja por la innovación de la gastronomía ibérica desde el continente hasta el contenido

Servilleta Dress For Dinner. Diseño de Héctor Serrano. Servilleta Dress For Dinnerrn
Servilleta Dress For Dinner. Diseño de Héctor Serrano. Servilleta Dress For Dinner

Gastronomía y diseño siempre han estado vinculados. Veinticinco años de historia de la comida española, desde su continente a su contenido, han sido reunidos en la exposición TAPAS. Spanish Design for Food (TAPAS: diseño español para la comida, en español) que se inaugura mañana viernes en la antigua residencia del embajador español en Washington, situada en la calle 16 NW. La exposición, que cuenta con más 200 piezas, incluye el trabajo de diseñadores, arquitectos y cocineros, entre lo que destacan Antoni Miralda o Javier Mariscal, ya estuvo en Tokio y Miami.

“Esta muestra es un tributo a los orígenes de la palabra tapa, que también significa tapadera en español”, ha explicado el comisionado y arquitecto de la exposición, Juli Capella, en la presentación a la prensa este jueves. “El término tapas proviene de la antigua costumbre de tapar el vino con una rebanada de pan o de carne para mantener alejados los insectos y la suciedad”, ha continuado. Las tapas en España son inherentes a la naturaleza de su gente; cuando un grupo de amigos se sientan juntos alrededor de una mesa, es “una forma de compartir experiencias”, ha agregado Capella.

La exposición, que ha sido organizada por Acción Cultural Española (AC/E) y SPAIN Arts & Culture, de la embajada de España en Washington, está divida en tres fases. La primera, la cocina como continente, que muestra la innovación española en recipientes y formas de cocinar.

En vitrinas de cristal se muestra cómo la cocina es un laboratorio donde confluyen funcionalidad y estética. La segunda, el espacio es la mesa, donde se exponen ejemplos de diferentes cubiertos, como cucharas con agujeros para aquellos que les gusta separar los cereales y la leche, explica Capella, y otros utensilios, para “mostrar que los españoles inventaron el sacacorchos”, dice con orgullo este comisario.

Y la tercera parte de la exposición está dirigida al contenido: la comida. “Aquí hay varias muestras, del jamón, al chupa chups -haciendo referencia al caramelo que cuenta con un espacio permanente en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA)-, incluyendo las técnicas más innovadoras que permiten copiar de forma exacta los platos”, resalta Capella. “Las materias primas, las técnicas, la dietética, unen en TAPAS tradición y modernidad”, añade.

Por un lado, están las tapas de productos españoles “pensados por el hombre”, reitera Capella. “Por ejemplo, algo maravilloso y que es muy nuestro son las aceitunas rellenas. Se elaboran en una cadena de producción impresionante. Primero hay que hacer un agujero, luego sacar el hueso, introducir un trozo de pescado, hacer varias y meterlas en una lata”. “Es un gran ejemplo de consonancia entre contenido y continente”, concluye Capella.

Y por otro lado están las más sofisticadas realizadas con “las más elaboradas y vanguardistas técnicas ideadas por los cocineros más vanguardistas, como Ferran Adriá, “mejor cocinero del mundo durante cinco años” y José Andrés, chef que ha conseguido introducir la comida española en EE UU y cuya fama, y sus siete restaurantes, son más que conocidos en Washington y en otros puntos del país.

Efectivamente, TAPAS reúne objetos diseñados o fabricados en España. “La exposición también ofrece un aspecto de modernidad y de vanguardia con algunos de los diseños realizados para restaurantes de más alto nivel como lo fuera el Bulli, El Celler de Can Roca o el Mugaritz”, explica la embajada en un comunicado. Locales muy famosos en España y premiados en muchas ocasiones.