Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lo mejor del año, mezclado por beGun

El productor barcelonés selecciona los 40 mejores temas de música electrónica de 2013 y los agita en un exuberante mix

Gunsal H. Moreno, alias beGun. Ampliar foto
Gunsal H. Moreno, alias beGun.

BeGun era la espina clavada de Gunsal H. Moreno (Barcelona, 1983). Ese salto que tantos hemos querido dar hacia otra parte en algún momento de nuestra vida y que la mayoría nunca daremos. BeGun era también el poso de una biografía construida alrededor de la música: desde una carrera de violín de 15 años hasta un montón de noches trasteando y editando temas de electrónica. Así que hace un año, Gunsal se dio de baja de su prometedora carrera como ingeniero y renunció a un buen empleo en una multinacional automovilística. Hacía ya muchos meses que estaba construyendo el rostro musical de esa nueva identidad. Trabajaba durante el día y dormía poco por las noches pegado a los sintes y al ordenador. No paró hasta que tuvo cinco temas que sonaban a aquello que se había estado gestando desde hacía tanto tiempo. Hace un año, de la mano del sello Subterfuge, lanzó San Francisco, su primer EP y se colocó de golpe entre el grupo de los nuevos talentos de la electrónica española.

Un año después, con la agenda llena de bolos por todo el mundo, ha preparado un extraordinario mix para EL PAÍS aprovechando el cierre de año y esa persistente afición de los medios por publicar lo mejor de los últimos 12 meses. Se trata de un set construido a partir de su particular visión de este 2013 musical, mezclado con la edición pertinente, el Ableton live y alternando los temas sin apenas dejarlos transcurrir. Una lista con los 40 mejores temas del año que entra por los oídos. “El que trabaja con el mundo digital tiene que justificar un poco ese trabajo en digital o no tiene mucho sentido hacerlo. Así que a mí me gusta plantear los mix con muchísimos tracks, todos bien cortaditos. Crear un discurso musical a base de pequeños retales, sampleos de muchos artistas. Es lo contrario a los mix tapes tradicionales. Para mí un minuto y medio es lo máximo que dura un tema en un set”. Así, los temas están modificados armónica, temporal y tonalmente y conforman un collage que se aleja del material original.

BEGUN

Tracklisting
  1. James Blake – Retrograde
  2. Oneohtrix Point Never – Along
  3. Flume & Chet Faker – Drop the Game
  4. Hyetal – Playing The Game
  5. Eprom – Super FX
  6. Baths – Ironworks
  7. Raffertie – Rain
  8. Ambassadeurs – Ardour
  9. Giraffage – All That Matters
  10. Submerse – Melonkoly
  11. Disclosure – Second chance
  12. Phil Gerus – In The MInX
  13. Outboxx – Jewel City
  14. Lost Twin – Los arácnidos y yo
  15. Darkside – Greek Light
  16. The Range – Everything But
  17. Tycho – Awake
  18. Delorean – Dominion
  19. Pional – A New Dawn
  20. Maribou State – Blue Sunday
  21. FKA twigs – Water Me
  22. Medlar – Intro
  23. Groundislava – TV Dream (feat Clive Tanaka)
  24. Gold Panda – Community (Fort Romeau Remix)
  25. Koreless – Ivana
  26. Jon Hopkins – We Disappear
  27. Lone – Begin to begin
  28. Henry Saiz – Fill Me Up (Essáy Remix)
  29. XXANAXX – Broken Hope
  30. Hanami – Hanami
  31. Drdr – Addicted (Maths Time Joy Remix)
  32. Kingdom – Bank Head (feat Kelela)
  33. Machinedrum – Center Your Love
  34. Clip! – Triple Nipple
  35. Ryan Hemsworth – Overthinking
  36. Saint Pepsi – Unhappy
  37. Obey city – Intrigue
  38. Alizzz – Turquoise
  39. Sigur Rós – Rafstraumur (Cyril Hahn Remix)
  40. beGun – Hamburg

Lejos también del estilo de dj en el que andaba metido antes de crear BeGun y adentrarse en un sonido mucho más orgánico, melancólico y evocador para sus trabajos como productor. Un lugar en el que podrían cruzarse los primos lejanos del indie de los últimos tiempos y la electrónica. Próximos a veces al chillwave, y en otros a un house mucho más orgánico. Por fortuna para él, algo difícil de clasificar. “Hice un reset. No me apoyé en nada de lo que hubiera hecho. Empecé otra dinámica musical, menos evidente, alejado de la electrónica de club. Me interesa más esa vertiente más emotiva de la música electrónica”. El punto de inflexión en todo este viaje fue la publicación de San Francisco. “Desde el punto de vista artístico sí. Pero es algo que se cocinaba desde que era adolescente. Siempre pensaba que me estaba labrando una carrera como ingeniero, pero que serviría para ahorrar y dar el salto a la música. Porque dedicarse a esto desde los 18 años sí es jodido, al menos en este país. Necesitas un sustento, algo en lo que apoyarte. Hay dos ingredientes: tener un bagaje económico y luego tener la valentía de hacerlo. Tengo muchos amigos que son artistas muy buenos, pero que nunca dan el salto definitivo”, señala.

Él lo dio. Aunque nadie entendiese lo que hacía cuando decidió tirarse a la piscina. “Tenía un cargo de muchísima responsabilidad, sobre todo para dejarlo de un día para otro. Nadie entendía que en este momento de crisis económica fuera a hacerlo. Pero si no lo hubiera hecho, hubiese vivido toda la vida con esa espina clavad. Y eso quería evitarlo a toda costa. He asumido un riesgo, pero al final no me habré equivocado”. De momento no lo parece. Tiene ya dos EPs, San Francisco y Shangai (que incluía también el tema Hamburg). Entre medias, publicó Madrid para el Día de la Música. Habrán observado que todo gira alrededor de nombres de ciudades. “Es un leitmotiv del proyecto. Una especie de viaje evocador, pero nada evidente. Por supuesto, porque se llame Shanghai, no será música china. A veces hay sonidos sampleados reales de los viajes, pero se trata de buscar una especie de marco cuando compones”.

Siempre pensaba que me estaba labrando una carrera como ingeniero, pero que serviría para ahorrar y dar el salto a la música

¿Y Barcelona? Pues no hay ninguna, aunque sea su ciudad. De alguna manera, BeGun pertenece a esa tan cacareada y floreciente escena que muchos ven en la ciudad condal desde hace tiempo. Otros, como él, no lo ven tan claro. “Da la sensación que hay más artistas interesantes. Quizá porque han tenido repercusión internacional. Y no me refiero solo a Talabot, a quien tampoco considero el padre de esa hipotética escena. Hay un cierto caldo de cultivo. Pero es difícil hablar de escena, sobre todo en presente. Una escena sobrevive con colaboración entre los artistas, mucho trabajo de sellos locales… Y en Barcelona cada uno va a su aire. Me llevo bien con todos. Pero cuanto más se repite lo de la escena, menos triunfa la idea”.

Más información