Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ramón Barea: “Aquí estamos todos, trabajando como un solo hombre”

El actor bilbaino recibió ayer la noticia de la concesión del Nacional de Teatro 2013 durante los ensayos de las 'Comedias bárbaras'

Lo que me alegra de este premio es que no apuesta por un caballo ganador sino por un corredor de fondo”. Ramón Barea (Bilbao, 1949) recibió ayer el Premio Nacional de Teatro 2013 cubierto por las pieles de Juan Manuel Montenegro, salvaje señor feudal, arcaico y violento, que acosado por presagios de muerte transita por el paisaje devastado de una Galicia mítica. En plenos ensayos, que se prolongan en el teatro (precisamente) Valle-Inclán hasta casi la medianoche, Barea habló de un premio que reconoce sus facetas como actor, director, dramaturgo y productor. Es, según el jurado, un hombre de teatro “integral” cuya “implicación profunda” en todos sus proyectos le ha llevado sin estridencias del riesgo a la popularidad. “La verdad es que este año ya me bastaba con el reto y la oportunidad de interpretar a uno de los personajes más queridos de Valle-Inclán así que ahora doble alegría”, reconocía en un descanso.

Dando un paso atrás en el tiempo reconocía: “Siempre he envidiado a las nuevas generaciones, lo clara que tienen su vocación. Yo, de joven, tenía un vago deseo de ser actor, pero me gastaba todo el dinero que ganaba para viajar de Bilbao a Madrid a ver teatro. Lo demás, me lo fui encontrando. He tenido un recorrido muy natural, que parte de ese deseo de ser actor pero que también nace de cargar y descargar la furgoneta”.

Sobre sus hombros ahora recae buena parte de las más de tres horas de duración de una obra que transita por el apogeo y la decadencia de Montenegro, personaje de proporciones trágicas en busca de la redención final. Junto a él, una caravana de desposeídos y una veintena de actores que evocan con su cuerpo los objetos, los animales y las presencias de los tres libros que conforman la trilogía de Valle-Inclán. Todos embarcados en un lenguaje de gestos que según el director del CDN, Ernesto Caballero, servirán para remitir al espectador a los mundos contrarios de unas Comedias bárbaras “con tanta grandeza como despojamiento”.

Ensayos intensos y agotadores que ayer un flamante y amable Premio Nacional de Teatro resumía como los grandes: “Aquí estamos todos, trabajando como un solo hombre”.

Más información