Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerra de precios del cine está servida

Yelmo Cineplex y Cinesa, dos de los principales exhibidores de España, dejan sus entradas de cine a 3,50 euros. La oferta es para los próximos lunes, martes y miércoles

Colas el lunes 21 en los madrileños cines Ideal, pertenecientes a Yelmo Cineplex, durante la Fiesta del Cine.
Colas el lunes 21 en los madrileños cines Ideal, pertenecientes a Yelmo Cineplex, durante la Fiesta del Cine.

La guerra de precios en el sector de la exhibición cinematográfica española ya está servida. Lunes, martes y miércoles de la semana próxima, los cines de los complejos Cinesa y Yelmo Cineplex —las dos principales cadenas de salas de cine en toda España, prácticamente un 35% del parque total de pantallas, o lo que es lo mismo unas 950— venderán sus entradas a 3,50 euros, frente a los 8 ó 9 euros habituales. Yelmo fue la primera en anunciar su decisión, el miércoles. Cinesa ha comunicado hoy que adoptaría la misma medida. La rebaja supone una reedición del espíritu de la reciente Fiesta del Cine, cuando las entradas a las salas costaron 2,90 euros, previa suscripción a una web, a lo largo de tres días laborables.

Los responsables de cada cadena han puesto en marcha un sistema distinto para disfrutar de esta oferta en sus salas. Los clientes de Cinesa deberán descargarse su cupón desde la web de la empresa (www.cinesa.es), y así poder aprovechar esta promoción. Cinesa es la compañía líder de exhibición cinematográfica del país en número de espectadores, con más de 20 millones, y en pantallas, con un total de 509 en 42 cines, situados en las mejores localizaciones de las principales capitales de provincia españolas.

Los Yelmo tienen más acotada la promoción y, en su caso, para ese día han puesto a la venta 100.000 entradas a 3,50 euros en sus 400 salas. Para disfrutar de la promoción es necesario hacerse fan de la página de Facebook de los cines y luego pinchar en la página de la promoción.

Ambas cadenas tienen las salas situadas en los mejores sitios de las ciudades, con lo que su mercado en espectadores suma más que el 30% de lo que supone su cuota de salas. La decisión coincide con un fin de semana sin grandes estrenos de superproducciones procedentes de Hollywood, caso de El juego de Ender el viernes pasado o Thor 2 el anterior: el estreno fuerte de esta semana es Blue Jasmine, de Woody Allen (de la distribuidora Warner).

En la Fiesta del Cine se vendieron la apabullante cifra de 1.573.412 entradas, entre el lunes 21 y el miércoles 23 de octubre, a 2,90 euros, es decir, siete veces más que los mismos tres días de la semana anterior, y con el doble de asistentes que en la Fiesta del Cine de 2012. Con solo registrarse en la web del evento (lo hicieron hasta dos millones de personas) cualquiera podía ver una película en 2.574 salas de 272 cines.

A las dos semanas, los principales distribuidores y exhibidores en España se reunieron en la madrileña sede de la Academia del Cine para tomar medidas que ayudaran a la vuelta del público a las salas. Aunque al finalizar el encuentro explicaron que habían puesto en marcha varios proyectos, no quisieron desgranarlos. Ahora parece que aquella reunión —o simplemente la constatación por parte de los empresarios del cine de que sí hay una masa importante de espectadores potenciales queriendo entrar en las salas— empieza a dar sus frutos. Solo queda ahora por ver qué grado de aceptación tiene este nuevo capítulo de lo que muy bien pudiera denominarse saldos de cine. Y comprobar si el espectador está dispuesto a acudir en masa con motivo de una promoción y de un producto de márketing empresarial al mismo nivel que cuando se trata de un evento, el de la Fiesta del Cine, publicitado y apoyado por todo el sector del cine y por el propio Ministerio de Cultura.

Más información