Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tortura y perdón en la II Guerra Mundial

La película ‘Un largo viaje’ narra la historia real sobre un militar salvajemente torturado en el conflicto internacional

Fotograma de la película 'Un largo viaje'
Fotograma de la película 'Un largo viaje'

La viuda del soldado Eric Lomax, Patti Lomax, es una mujer de 76 años, guapa y elegante, que hoy no ha podido evitar emocionarse delante de la prensa durante la presentación de Un largo viaje, el filme dirigido por Jonathan Teplitzky, que narra las torturas salvajes a las que fue sometido su marido, un joven combatiente en la II Guerra Mundial, por parte del Ejército japonés. “A veces, el odio tienen que acabar”, ha asegurado esta mañana Patti Lomax recordando ese viaje que realizó su marido en 1980 a Birmania en busca de uno de sus torturadores. “Le costó años, muchos años, pero Eric sintió que el odio ya no hacía bien a nadie. El odio tiene que parar”. Lomax hizo un viaje buscando venganza y lo que encontró en Birmania, en los ojos del torturado Nagasse, fue otra cosa. Atormentado durante años, creyó que vengándose de ese militar japonés, entonces al frente del Museo de la Guerra, acabaría su calvario. Allí, no se encontró capaz de llevar a cabo esa venganza, pero sí logró aplacar sus fantasmas interiores.

Basado en las memorias del propio Lomax, fallecido el año pasado a los 93 años, el filme está protagonizado por Colin Firth y Nicole Kidman, en los papeles respectivos del matrimonio Lomax. La viuda del soldado ha proclamado la injusticia que supone la soledad a la que se enfrentan los veteranos de cualquier guerra y cómo los gobiernos les dejan absolutamente abandonados, después de vivir experiencias tan traumáticas.

“Lo que más me interesó de esta historia es que rebela y contempla lo mejor y lo peor de la humanidad. Lo que nos separa de los animales es la posibilidad del perdón, eso es lo que define a la humanidad. Eric logra escapar de ese tormento de una forma sublime porque demuestra que el amor es mucho más fuerte que el odio”.

Un largo viaje, a concurso en la sección oficial, no narra todas las torturas que sufrió ese soldado, aficionado a los trenes desde su infancia, porque, según su viuda, si se hubieran contado todas nadie entraría a ver la película. “El ejemplo de mi marido demuestra que es posible pasar de las profundidades de esta depravación y seguir adelante. Es posible mirar el futuro si uno es capaz de soltarte de tu pasado”. Patti Lomax, la gran estrella en la presentación del filme, denunció que algunas de las torturas que sufrió su marido y que salen en el filme se siguen produciendo en muchos países. “Los gobiernos son los que crean las guerras y los demás somos las víctimas”.

Más información