Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ron Lalá revisa la crisis actual desde el Siglo de Oro

El divertido espectáculo llega al teatro Poliorama de Barcelona después de conseguir el aplauso hasta en Tegucigalpa

Presentación de 'Siglo de Oro, siglo de ahora' de Ron Lalá.
Presentación de 'Siglo de Oro, siglo de ahora' de Ron Lalá.

El conde duque de Olivares y el trajeado consejero del secretario primero de la segunda asesora de la vicepresidenta etcétera —vamos, un político de ahora mismo— tienen la misma opinión y así la expresan al unísono: “España ha de apretarse el cinturón”. Es uno de los gags de Siglo de Oro, siglo de ahora (Folía), el divertido espectáculo de la reconocida compañía madrileña Ron Lalá que llega hoy al teatro Poliorama de Barcelona después de conseguir el aplauso hasta en Tegucigalpa (y no es retórica: acaban de regresar de una gira americana que ha incluido Miami, Managua y la capital de Honduras).

Galardonado con un premio Max 2013 y el del público en el Festival de Olmedo Clásico de este año, el último y más popular de los seis montajes de la compañía utiliza la forma de la folía, género cortesano de la época de Felipe IV, explica su director, el argentino Yayo Cáceres, para plantear qué escribirían hoy los autores del Siglo de Oro, Calderón, Lope o Quevedo. “Es un espectáculo original, en verso, con música en directo, mucho humor y mucha crítica, que traza paralelismos entre la crisis del siglo XVII, que dio origen al Siglo de Oro, y la actual”, añade. ¿Alienta eso la esperanza de que estos tiempos oscuros tengan su correspondiente brillo cultural? “Etimológicamente la palabra crisis no tiene un significado negativo, denota ruptura, cambio, y eso conlleva oportunidades. En esta crisis, en todo caso, es el arte, el teatro, la cultura lo que ha de acabar salvándonos”. El director no duda en afirmar que hay gente de la altura de los autores del Siglo de Oro entre nosotros, y cita a Mayorga. Aunque matiza que es el tiempo el que determina quién se convierte en clásico.

Lope y gamberrada

El espectáculo de la compañía se declara fiel al Arte nuevo de hacer comedias (“Acomode los versos con prudencia/ a los sujetos de que va tratando”), aunque Cáceres es más prosaico que Lope al resumir que el público “se lo pasa de puta madre”. Hay mucha gamberrada, eso sí, en verso. Y se compara a Lady Macbeth con Lady Gaga, y se recalca que Talía/ pasa hambre todo el día.

“Boadella nos elogió diciendo que practicamos el mal gusto, en el sentido de que no somos nada amables”, medita el director. No juzgan que Barcelona sea plaza difícil. “Estamos ilusionadísimos de actuar aquí, creemos que nuestro tipo de humor con el uso del doble sentido y la transversalidad tiene mucho que ver con el humor catalán”.