Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bob Dylan se venga de las malas críticas 43 años después

El sello Columbia edita una edición especial del polémico disco ‘Self portrait’, con 35 rarezas y grabaciones inéditas

Portada del disco 'Self portrait', de Bob Dylan. Ampliar foto
Portada del disco 'Self portrait', de Bob Dylan.

A Bob Dylan no le sirvieron las seis intentonas que perpetró de la canción Pretty saro durante la grabación de su décimo disco, Self portrait, en marzo de 1970. El cantante estadounidense relegó al olvido este clásico del folk británico y se concentró en el resto del álbum. Con poca fortuna. “¿Qué es esta mierda?”, espetó el periodista Greil Marcus en la edición estadounidense de la revista Rolling Stone. Su colega Robert Christgau fue algo más moderado y se limitó a darle un aprobado en Village Voice. Más de cuatro décadas después Columbia y Dylan se tomarán la revancha el próximo 27 de agosto con The bootleg series vol. 10. Another self portrait (1969-1971).

En una caja se reúnen 35 rarezas y grabaciones inéditas, disponibles en edición estándar (dos CD), vinilo (tres LP) y una edición de lujo en cuatro CD que incluye por primera vez y remezclado a partir de las cintas originales, el histórico concierto del festival Isle of Wight en agosto de 1969 con The Band.

Pretty saro aparece en forma de vídeo musical en las ediciones digitales de Rolling Stone. La cineasta Jennifer Lebeau, responsable del clip, ha hecho una selección de un total de 1.200 fotografías, tomadas entre 1940 y 1960, conservadas en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos. “Quería mostrar ese amor no correspondido en un mundo que se presupone triste, y en el que, sin embargo, la gente siempre se muestra feliz”, explicaba Lebeau a la revista.

La realizadora, responsable también del vídeo que Dylan grabó con la cadena estadounidense MTV en 1994, ha sustentado este trabajo en las mujeres. “Trata sobre granjeras y lavanderas”, apuntó, “pero también sobre aquellas mujeres que durantes esas tres décadas fueron responsables de centros de trabajo o diseñaron aviones”.

Self portrait se convirtió en el primer álbum con el que Dylan dividió a la crítica. Aún así, la fama y su trabajo le precedían, por lo que subió al número 4 en la lista Billboard de Estados Unidos, coronándose en el primer puesto de los rankings británicos. Durante la grabación, el artista estuvo acompañado por músicos como David Bromberg (guitarra) y Al Kooper (teclados, guitarra), añadiendo después nuevos instrumentos en Nashville con Bob Johnston como productor.

El Dylan de esta edición especial es el cantante country de Nashville skyline, un intérprete de folk clásico, además del artista capaz de enfrentar las melodías de algunos de sus coetáneos en temas como Annie’s gonna sing her song, de Tom Paxton y Thirsty boots, de Eric Andersen.