Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wenguang Huang: “Los valores de China se han tirado por la ventana”

El escritor chino-estadounidense publica su ópera prima 'El pequeño guardia rojo', escrita en inglés e inédita en su país de origen

El escritor Wenguang Huang.
El escritor Wenguang Huang.

Nacido en Xi’an (centro de China) en 1965, Wenguang Huang se fue a Estados Unidos a hacer un doctorado tras la matanza de Tiananmen (4 de junio de 1989) y decidió reiniciar su vida en ese país, aunque vuelve con frecuencia a su tierra natal. El pequeño guardia rojo (Libros del Asteroide), su ópera prima, escrita en inglés y publicada en Estados Unidos, son las memorias de un muchacho y de un país que viven atrapados entre la tradición y el comunismo reinante, cuyas ideas aclara o amplía a través de correo electrónico.

Una novela que no se ha traducido al chino pese a que ha recibido varias ofertas de editoriales aunque con la condición de que cambiase algunos “pasajes sensibles”, como su participación en el movimiento estudiantil del 4 de junio. “Ahora no quiero publicarlo”, dice Wenguang, pero adelanta que en el futuro planea reescribir la novela en chino y añadirle algunos capítulos para esos lectores. “Las memorias de la década de los 70 se han hecho muy populares entre los nostálgicos de China. Pero primero lo publicaré en Taiwán y Hong Kong”.

Se trata de un autor que destaca las contradicciones entre confucianismo y comunismo durante la Revolución Cultural. Ante la pregunta sobre si piensa que el enorme desarrollo de las tres últimas décadas ha creado nuevas y más profundas contradicciones, el escritor cree que sí: “Mao y sus revolucionarios estaban obsesionados con construir la nueva sociedad de la utopía comunista a través de la destrucción de la vieja tradición y los valores confucianos. Los líderes comunistas de la era post Mao se han ido al otro extremo, convirtiendo el desarrollo económico en una prioridad irrevocable. En la actualidad, ningún otro partido político del mundo ha dedicado más energía a generar riqueza que el Partido Comunista Chino (PCCh). En consecuencia, no hay en el mundo ciudadanos más codiciosos que los chinos. Con Mao, la gente creía que “con la verdad y la justicia de tu lado, puedes ir a cualquier parte”. Ahora, el principio guía es “con dinero en tu bolsillo, puedes ir a cualquier parte. La cultura y los valores morales tradicionales se han tirado por la ventana. China padece contradicciones profundas".

Ningún otro partido político del mundo ha dedicado más energía a generar riqueza que el Partido Comunista Chino. En consecuencia, no hay en el mundo ciudadanos más codiciosos que los chinos

Su padre se desencantó del Partido Comunista Chino. Él y sus contemporáneos creían fervientemente en el comunismo. “Veían al PCCh, que representaba lo mejor de la sociedad, como un partido libre de corrupción, que construía una sociedad igualitaria, en la que el pueblo podía disfrutar de seguridad en el trabajo y de atención médica gratuita. En la era de Mao, pese a la puesta en marcha de una campaña política tras otra para purgar a los disidentes y a que el país estaba casi en bancarrota, mi padre tenía el cerebro tan lavado que no veía el lado oscuro del comunismo. En la era post Mao, cuando las descontroladas reformas capitalistas abolieron el trabajo seguro y la atención médica gratuita y ensancharon la brecha entre ricos y pobres, mi padre y sus camaradas, que sostuvieron la revolución, se sintieron abandonados y muy desencantados”.

La pregunta, entonces, es si el PCCh podrá erradicar la rampante corrupción. Wenguang cree que la corrupción seguirá creciendo si no aborda reformas políticas fundamentales, como elecciones libres, libertad de prensa e independencia judicial. “Pese a las muchas campañas iniciadas por el partido contra los corruptos, nada funciona. Por cada funcionario corrupto que captura, emergen miles”, y advierte: "Tiene que haber un cambio del sistema”.

Un retrato del pasado y del presente es que él cuenta que los jóvenes no se podían casar hasta que las autoridades les asignaran la vivienda y ahora no se casan porque no tienen dinero para comprar o alquilar un apartamento. ¿Qué es peor? “Es igual de malo. Los constructores, en connivencia con los gobiernos locales, se han forrado y han creado una burbuja inmobiliaria. Han inflado de tal manera los precios de la vivienda que en las ciudades la gente corriente, y en especial los jóvenes, no tienen acceso a ella, lo que crea tremendos problemas sociales”.

Otro retrato tiene que ver con el confucianismo vista como una filosofía feudal y obsoleta, pero en los últimos años el Gobierno ha erigido varios monumentos al maestro. Wenguang cree que se debe a la incapacidad de ofrecer una alternativa atractiva. El Gobierno, afirma, “ha iniciado campañas masivas de propaganda para elevar la fe de la gente en el comunismo pero nadie se traga sus mentiras. La corrupción y la codicia han originado una crisis de fe. Frente a esta degradación de los valores morales y sociales, mucha gente se ha volcado en el cristianismo y el budismo. El PCCh, preocupado porque esta fe religiosa, en especial la cristiana, pueda erosionar aún más el apoyo al partido y al monopolio de su dirección, se ha girado hacia el confucianismo y ha adoptado algunos de sus elementos. El programa del expresidente Hu Jintao de “construir una sociedad armoniosa” recogió abiertamente los valores confucianos. Incluso realizaron una película de propaganda sobre Confucio. Yo dudo de que el partido se salve inyectando confucianismo al comunismo”.

Manifestación de estudiantes en la Plaza de Tiananmen de Pekín en 1989.
Manifestación de estudiantes en la Plaza de Tiananmen de Pekín en 1989.

Una de las consecuencias de la política de un solo hijo preocupa a Wenguang, porque muchos ancianos mueren solos y muchos serán abandonados. “La política del hijo único ha traído consecuencias sociales inesperadas. Quienes nacieron en los años 80 y 90 se encuentran con que tienen que cuidar de sus padres ancianos sin la ayuda de un hermano o hermana. Incluso si quieren cumplir sus deberes filiales no pueden. Además, la generación conocida como los pequeños emperadores y emperatrices nació en un momento de obsesión de toda la nación por hacer dinero. Son egoístas, están mal educados y han crecido sin un sentido de responsabilidad familiar. La piedad filial se ha convertido en un producto raro en China”.

Su abuela se mofaba, y el tiempo le ha dado la razón, de que lo que le enseñaban a él en la escuela sobre que “una sociedad comunista implica menos diferencias en términos de poder, posición social, bienestar y riqueza”. ¿Acaso el comunismo fue una gran mentira? “Cuando crecimos nos contaron que la ‘religión es el opio del pueblo’ y ahora escuchamos que el ‘comunismo es el opio de las masas’. Es verdad. Mao y sus revolucionarios crearon, en nombre del comunismo, una pesadilla orwelliana de brutalidad, pobreza y falta de libertad personal. Su colapso será inevitable”.

Hoy, en contra del consejo de su padre de luchar contra el capitalismo, Wenguang se ha dedicado, como su bisabuelo, a ganar dinero y comprar propiedades. ¿Será el comunismo una página en la historia milenaria de China? “En los últimos cien años, China ha atravesado muchas turbulencias, pero pese a la destrucción que trajo la guerra y el comunismo, China avanzará y los valores morales, sociales y culturales tradicionales desaparecidos renacerán”.

Sobre la matanza de Tiananmen y de la represión desatada tras el aplastamiento estudiantil, escribe en El pequeño guardia rojo: “Perdimos la ilusión de que podíamos cambiar China”, ¿se debe a ese fracaso la atonía política de la juventud china? Después de la masacre de Tiananmen, dice el escritor, el PCCh se embarcó en una campaña masiva para “hacerse rico’, con la esperanza de que el rápido desarrollo económico calmaría a las masas. En consecuencia, todo el país, y en especial los jóvenes, se dedicaron a hacer dinero y se olvidaron de la política. Diez años después, sin embargo, comenzamos a ver algunas señales estimulantes. Una nueva generación, harta de la corrupción rampante y las injusticias sociales, despierta a nuevas ideas y a través de Internet y los foros sociales promueve cambios políticos en China. Durante la ‘primavera árabe’ hubo protestas antigubernamentales en muchas ciudades chinas. Tengo mucha esperanza en la generación más joven”.

Wenguang recuerda que la actual elite del poder se niega a enfrentarse a los horrores pasados del comunismo y rechaza quitar de los altares a Mao y Deng. “Es difícil para China avanzar sin reconciliarse con el pasado”.

Una nueva generación, harta de la corrupción rampante y las injusticias sociales, despierta a nuevas ideas y a través de Internet y los foros sociales promueve cambios políticos en China

Un pasado que afectó también a la literatura, pero que desde los años noventa vive un renacer. Aunque la censura y los intereses comerciales, recuerda el autor de El pequeño guardia rojo, lastraron la literatura en la década de los noventa. “Pero hay escritores muy prometedores que luchan contra la censura y narran sin miedo sobre la China actual. El que más me gusta es Yan Lianke, que utiliza la sátira para explorar la complejidad y las contradicciones de la China moderna”.

¿Y el premio Nobel a Mo Yan? “Solo he leído dos libros de Mo Yan y me encantaron. Es un gran narrador, que presenta, con frecuencia en escuetas imágenes, la vida de la gente común en la China rural contemporánea. No estoy de acuerdo con el punto de vista político que Mo Yan expresa en público, pero comprendo su dilema. Como muchos dentro del sistema, es un hombre de contradicciones. Para gente como yo, que vive en una sociedad libre y democrática, es más fácil criticar, pero quien vive dentro, tiene que hacer ciertos compromisos para sobrevivir, como mi padre en los años 70. Me alegra que el Gobierno chino aplauda la concesión del premio a Mo Yan, pero también debe reconocer al otro ganador del Nobel: Liu Xiaobo”.

Más información