Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Germán Sánchez Ruipérez cierra su sede en Salamanca

La decisión se toma para llevar a cabo programas y objetivos sin tener una sede física

Los 25 trabajadores del centro podrán ser reubicados en la sede de Madrid (Casa del Lector)

El edificio será puesto a disposición de la ciudad, una vez rehabilitado

Casa del Lector en Matadero, en Madrid.
Casa del Lector en Matadero, en Madrid.

La sede en Salamanca de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, que alberga el Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil, cerrará en breve sus puertas, según ha explicado a EL PAÍS, Antonio Basanta Reyes, vicepresidente ejecutivo y director general de la institución. La decisión se toma 28 años después de que se inaugurara el centro para "implantar un nuevo modelo de funcionamiento, más allá de las funciones de biblioteca pública" que, en palabras del gestor, estaban realizando hasta el momento.

"Hoy la ciudad cuenta con cinco bibliotecas municipales, una biblioteca pública del Estado en la Casa de las Conchas más un servicio de bibliobús", relata Basanta. "En este contexto, y como institución privada queremos que nuestra próxima labor sea trabajar en el ámbito de la lectura donde están los lectores". Lo que se traduce en tres iniciativas, esencialmente digitales, que se podrán en marcha a partir del inicio del próximo curso escolar. La Fundación planteará un programa de casas de lectores que contará con ayuda presencial "cuando sea necesaria" para fomentar la lectura en los hogares. Por otra parte, en colaboración con la Consejería de Educación de Castilla y León y el ayuntamiento de Salamanca, organizarán lo que denominan escuelas de lectura en los centros educativos. Por último, trabajarán en diversas iniciativas con las bibliotecas públicas.

"Lo llamamos Biblioteca Extramuros, es decir trabajar con programas y objetivos sin tener una sede física, en colaboración con centros escolares y otras bibliotecas", apostilla. La Fundación Sánchez Ruipérez planteó, desde sus inicios, que el Centro de Salamanca estuviera orientado al libro infantil y juvenil y desde entonces ha contado con el respaldo de miles de salmantinos que han pasado por sus salas.

Los 25 trabajadores con los que cuenta hasta el momento la Fundación podrán ser reubicados, si así los desean, en La Casa del Lector, sede madrileña de la institución. "En caso de no aceptar el traslado, intentaremos resolver su situación del modo más generoso posible", asegura Basanta. "Comprendo que hay un punto de incomodidad en el cambio de residencia". El traslado a la capital responde también a la necesidad de encontrar nuevas fuentes de financiación que, en opinión del vicepresidente, "son más complicadas de encontrar en Salamanca". 

Ubicada muy cerca de la Plaza Mayor, la sede abrió en 1985 y ocupa un inmueble de ocho plantas, con más de 90.000 referencias bibliográficas. La dirección inicia ahora obras de remodelación del edificio. Una vez completadas, pondrá a disposición de la ciudad o la Junta el espacio. "Si la ciudad quiere trasladar parte del servicio de bibliotecas aquí, la Fundación está dispuesta afirmar acuerdo generoso y ceder el lugar durante el tiempo que se acuerde", explica Basanta. La dirección argumenta que la sede podría servir como contrapunto al resto de bibliotecas, ubicadas en el extremo opuesto de la ciudad o como extensión del espacio situado en la Casa de las Conchas: "Esta biblioteca tiene un espacio reducido y por ejemplo, no cuenta con una sección de literatura infantil". Batasan asegura que las conversaciones ya han comenzado y se muestra esperanzado en que llegarán a un acuerdo: "Solo hay que tener paciencia y buscar una buena solución".