Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El flautista que fue más allá de la partitura

El mexicano Horacio Franco celebra 35 años de carrera artística con un concierto en el Palacio de Bellas Artes en el que homenajea a Bach

Horacio Franco.
Horacio Franco.

Horacio Franco (Ciudad de México, 1963) no es un flautista de música clásica convencional. Igual que se presenta en escenarios internacionales como el Carnegie Hall de Nueva York y la Sala de la Filarmónica de Berlín, también toca su flauta ante estudiantes de escuelas secundarias públicas de México. No viste el riguroso frac negro asociado a los directores de orquesta, sino camisas de colores eléctricos que dejan entrever su musculatura. Lo mismo ha deleitado al público con la música clásica barroca del siglo XVI, que se ha atrevido a fusionar el sonido de su flauta dulce con el jazz o los Beatles, que ha posado desnudo para calendarios a beneficio de los más desposeídos.

Este músico se ha enamorado de, y roto por igual, los cánones convencionales de la música clásica desde que descubrió a los 11 años una sonata de Mozart en la escuela secundaria pública a la que iba. Pero supo que quería una carrera como músico barroco a los 14 años cuando, inspirado en la música de Bach, debutó como solista de flauta. De eso hace 35 años, mismos que el artista celebra este sábado con un concierto en el Palacio de Bellas Artes en el que se interpretará -por primera vez en México- la versión completa de La Pasión según San Juan de Johann Sebastian Bach.

Aunque Franco ha sobresalido por su interpretación de música barroca en flauta de pico, su celebración tampoco será convencional y la encabezará como director de 40 artistas entre los que están solistas y músicos de la Capella Barroca de México. En el salón de su casa, el flautista explica en entrevista con EL PAÍS que La Pasión según San Juan es quizá una de las piezas más complejas de integrar como director pero que su presentación en Bellas Artes será más especial porque se usarán instrumentos barrocos originales. “Eso hace que la música tenga otra dimensión sonora y otra imagen sonora. Son instrumentos menos desarrollados que los de la orquesta sinfónica, pero no por eso son inferiores. Son diferentes, tienen una sonoridad a veces más cálida y a veces más débil”, menciona emocionado.

El festejo obliga inevitablemente al flautista a recordar sus inicios en la música, cuando sus padres se negaban a que estudiara en el Conservatorio Nacional y él -a sus espaldas- comenzó los cursos, primero con el violín y después como un virtuoso de la flauta. En 1978 cumplió su sueño como solista de flauta en la Orquesta de Cámara del Conservatorio Nacional dirigida por el italiano Icilio Bredo y olvidó la promesa familiar de estudiar otra carrera profesional para subsistir. Grabó su primer material con el Hotteterre Trío en 1987 y fundó en 1993 la Capella Cervantina, la primera orquesta de música barroca en México, ahora convertida en la Capella Barroca de México.

Inspirado en su propia historia, Franco acude -a través de una beca del Fondo Nacional para las Culturas y las Artes (FONCA)- a escuelas secundarias públicas de México para dar conciertos a adolescentes de escuelas populares y mostrarles la música como una alternativa de vida. “Necesitamos revaluar y redirigir todos los esfuerzos para que la educación musical cambie en este país de una manera más radical y más funcional”, expresa sobre lo desconocido que resulta para los jóvenes saber de las artes cuando la educación en el país está dirigida a fortalecer, supuestamente, las ciencias exactas. Un problema que también detecta en la industria cultural mexicana.

“La hegemonía total de las artes está en el gobierno que tiene desde siempre el patrocinio sempiterno de la cultura y las artes. En un momento dado la iniciativa privada tiene que colaborar con más”, propone. Su granito de arena, dice, es a través de la Capella Barroca de México y la difusión de la música barroca, un esfuerzo que comenzó hace 20 años con la creación de la Capella Cervantina y después con la Capella Puebla. Su próximo sueño es gestionar la permanencia de la orquesta barroca en México y quizá algún día montar con ella las cantatas de Bach, un privilegio con el que el público mexicano no ha contado.

De la sala principal del Palacio de Bellas Artes, el flautista pasará al Lunario del Auditorio Nacional para presentar en junio su primer trabajo en jazz. Franco ha preparado una fusión de su flauta dulce del renacimiento con el género nacido en el siglo XX en el disco H3A. “El jazz es un género que los músicos clásicos no se atreven a hacer porque las escuelas de música te preparan para ser 'atrilistas' que leen lo que tocan. Pero la improvisación del jazz es otra cosa, y para mí como músico especializado en el barroco es mucho más natural hacer música improvisando”, argumenta. El músico mexicano, poseedor de una colección de unas 60 flautas de materiales como marfil y madera, se ha salido de la partitura no solo para improvisar un jazz, sino también para construir su carrera y nunca olvidar a quienes están lejos de los grandes escenarios pero que como él podrían un día llegar a celebrar, quizá, una carrera en Bellas Artes.