Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ralph Fiennes, un actor con “ciertas cualidades”

El País de TCM recorre en profundidad la trayectoria profesional del gran intérprete británico

Ha puesto cara a un despiadado oficial nazi en La lista de Schindler y a un hombre desesperadamente enamorado en El paciente inglés. Puede interpretar personajes atormentados, como el de Spider, o asesinos psicópatas en El dragón rojo, pero también ha sabido lucir su lado más tierno y desamparado en títulos como El lector o El jardinero fiel. Y para muchos jóvenes siempre será el malvado Lord Voldemort, el eterno enemigo de Harry Potter. Es Ralph Fiennes, uno de los actores más versátiles del cine actual.

El País de TCM de hoy es un extracto de Una vida en imágenes: Ralph Fiennes, un programa realizado por la British Academy of Film and Television Arts (BAFTA) que el sábado emite completo TCM. Una oportunidad inmejorable para conocer en profundidad la trayectoria profesional de este excelente actor.

Ralph Fiennes nació en la ciudad inglesa de Ipswich el 22 de diciembre de 1962. Es el mayor de seis hermanos. Su padre fue un conocido fotógrafo e ilustrador y su madre una destacada novelista y pintora. A pesar de esos antecedentes, según confiesa en la entrevista, de pequeño no soñaba con convertirse en actor. Fue su madre quien le animó a que leyera las obras de Shakespeare y desde entonces todo lo relacionado con la dramaturgia y la narrativa comenzó a interesarle. Después de intervenir en un par de obras escolares, sus maestros le animaron a seguir en el mundo de la interpretación porque, según recuerda el propio actor, “vieron en mí ciertas cualidades”. Sin embargo no dio el paso definitivo hasta años más tarde, cuando se encontraba ya en la Escuela de Arte en Chelsea. “Algo se agitó en mi interior y me metí en una compañía de aficionados”, confiesa ante las cámaras.

A lo largo de la entrevista, respondiendo a las preguntas de la periodista Francine Stock, Ralph Fiennes repasa sus comienzos en la pequeña pantalla metiéndose en la piel nada menos que de Lawrence de Arabia en una serie de televisión. Recuerda también su primer trabajo en el cine, una versión de Cumbres borrascosas en la que hacía de Heathcliff. Steven Spielberg la vio y poco después le convocó a unas pruebas. “Me preguntó por las obras de teatro que había interpretado y me hizo leer un largo monólogo frente a una cámara de video”, rememora. Así consiguió el papel de Amon Göth, el siniestro comandante del campo de prisioneros de Plaszow, en Cracovia, que interpreta en La lista de Schindler. “Es muy emocionante ser dirigido por Spielberg”, dice Fiennes. “Es inventivo y espontáneo. Tiene ideas en cualquier momento y es enormemente paciente con la preparación del actor y con los ensayos”.

Ralph Fiennes habla también del papel de Conde Almásy en El paciente inglés. “Estoy enamorado de él”, confiesa. “Anthony Minghella escribió un maravilloso guión y creó un personaje complejo y nada fácil de interpretar, muy diferente al del libro”. También habla de su experiencia como Lord Voldemort, el malo de la saga Harry Potter. “Yo no sabía nada de los libros ni había visto las películas anteriores pero la directora de casting fue muy perseverante y al final acepté. Es una película para niños pero no por eso hay que tomarla menos en serio”, explica.

En 2012 hemos visto al actor en Skyfall, la última película de James Bond, y dentro de unos meses lo veremos interpretando nada menos que a Charles Dickens en The invisible woman, un film que él mismo dirige. Y es que en el futuro nos tendremos que referir a Ralph Fiennes también como realizador. “Desde hace unos años siento una profunda curiosidad por situarme detrás de las cámaras”, reconoce. Debutó hace un par de años con Coriolanus, una versión moderna de la tragedia de William Shakespeare y está dispuesto a continuar. No hay duda, afortunadamente tenemos Ralph Fiennes para rato.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >