Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

007, licencia para hacer negocio en China

Se inaugura en Shanghái la mayor exposición sobre el espía

Es otra muestra del interés de Hollywood por el mercado del país

Una visitante de la exposición 'Designing 007’ en Shanghái. Ampliar foto
Una visitante de la exposición 'Designing 007’ en Shanghái.

Bangde, Zhanmusi Bangde. Así tiene que presentarse 007 en China si quiere que alguien le entienda. Y mejor que aparezca con la cara de Pierce Brosnan o de Daniel Craig porque, hasta hace poco, al espía británico más famoso de la historia pocos lo conocían en el país de Mao. La mayoría de sus 23 películas nunca se ha proyectado en salas chinas, y la última que sí lo ha hecho -Skyfall- ha tenido que ceder más de 15 minutos de metraje, y alterar algunos diálogos, para que los censores diesen el visto bueno. No querían ver asesinatos en los rascacielos de Shanghái, ni que se mencionasen las redes de prostitución de Macao o las torturas que llevan a cabo fuerzas de seguridad chinas.

Sin embargo, no parece que ningún político chino haya tenido problema con que el cadáver de Shirley Eaton, casi desnuda y bañada en oro, sea expuesto en una cama giratoria en el interior del Museo Minsheng -de titularidad privada, eso sí- de Shanghái. La escultura recrea la famosa escena de la película Goldfinger, en la que esta chica Bond muere porque su piel no puede respirar, y es uno de los platos fuertes de Designing 007 (Diseñando 007), la mayor exposición jamás preparada para honrar al agente del MI-6.

“No hemos tenido que alterar en absoluto nuestra idea de la muestra para poder organizarla en China”, aseguró ayer a EL PAÍS el comisario de la exposición, Neil McConnon. “No obstante, es cierto que hace solo una década habría sido imposible exhibir una muestra como esta en China”. Pero en el siglo XXI el gigante asiático hace borrón y cuenta nueva. Por eso, la empresa organizadora, Barbican, y la productora de los filmes, Eon, han decidido comenzar en Shanghái la gira que estas 589 piezas exclusivas harán por Asia para conmemorar el 50 aniversario del nacimiento de James Bond en la gran pantalla.

Una escultura dorada recrea una escena de 'Goldfinger' en la exposición 'Designing 007' en Shanghái.
Una escultura dorada recrea una escena de 'Goldfinger' en la exposición 'Designing 007' en Shanghái.

“No solo queremos popularizar el personaje, también pretendemos que el público chino se interese por la cultura británica”, aseguró McConnon durante la ceremonia de inauguración de ayer. No en vano, el propio Consulado General del Reino Unido en la capital económica de China es uno de los patrocinadores del evento junto a la aerolínea Virgin Atlantic. “Es evidente que el mercado chino es el más atractivo del mundo, y que los países europeos buscan atraer turistas de nuestro país con el gancho de la cultura”, reconoce Cao Kefan, actor y ‘showman’ chino que ejerció ayer de maestro de ceremonia. “Es una estrategia muy acertada”, opina.

Ayer, periodistas y personalidades chinas pudieron recorrer las impresionantes salas en las que se guardan el mítico Aston Martin DB5, o los trajes que han lucido las reencarnaciones del espía y de sus mujeres. Curiosamente, uno de los objetos más fotografiados fue la serie de bikinis que han lucido las diferentes actrices a lo largo de la historia de la saga. “El lugar que más me ha gustado ha sido el que recrea la mesa de un casino”, comentaba Zhang Yangshen, periodista de la edición china del diario Global Times. “Recrea muy bien el ambiente de Casino Royale y los maniquíes están vestidos con las prendas utilizadas en la película. Pensaba que iba a ser una exposición llena de gadgets para hombres, pero me ha encantado porque hay elementos de interés para todos”.

En la muestra no faltan tampoco el arma dorada de El hombre de la pistola de oro, la moto BMW R1200C de El mañana nunca muere, ni muchos de los artilugios que han hecho las delicias de los incondicionales de la franquicia. “La verdad es que solo he visto las últimas películas, pero ahora compraré los DVD -seguramente copias ilegales- de las anteriores”, afirmaba Yu Huangniu, cámara de la televisión de Shanghái. “El público chino es muy peculiar y no se puede comparar con ningún otro, por eso estamos expectantes y no sabemos cuál será su reacción, pero esperamos que el arte y el diseño que se muestran aquí les inspire, y que se interesen por las películas clásicas”, apuntó McConnon.

“El hecho de que ‘Skyfall’ -muchos de cuyos elementos están en la muestra- se haya rodado en Shanghái también es un punto a favor de la exposición”, recalca Cao. “De hecho, este un fenómeno cada vez más habitual en Hollywood, donde hay un interés creciente por China y, sobre todo, por esta ciudad tan fascinante. Creo que en el futuro veremos muchas más películas rodadas en este país, y también más coproducciones que beneficiarán tanto a la industria cinematográfica extranjera como a la china”. No en vano, China tiene las arcas llenas para financiar grandes producciones.

McConnon se expresa en líneas similares. “Shanghái es una de las ciudades más excitantes y dinámicas del mundo. Muy sofisticada y sexy. Muy Bond. Es muy difícil no enamorarse de China, y creo que Hollywood debería enamorarse de China. Sería un matrimonio muy bueno”. Y muy conveniente. Los 2.125 millones de euros que se recaudaron en las taquillas del Gran Dragón el año pasado -un 30% más que en 2011-, convierten al país en el segundo mercado cinematográfico del mundo. Claro que, de momento, las cuotas de filmes extranjeros que impone Pekín, aunque han aumentado, son un gran escollo. Y luego está el peculiar gusto chino: en 2012 el mayor taquillazo lo dio ‘Lost in Thailand’ (Perdidos en Tailandia), una copia barata de ‘Resacón en Las Vegas’ que estuvo a punto de batir el record que ostenta ‘Avatar’.

Algunos de los coches de Bond expuestos en 'Designing 007'.
Algunos de los coches de Bond expuestos en 'Designing 007'.