Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arco busca nuevas fechas

La feria madrileña no quiere coincidir con la mexicana Zona Maco que anticipa su celebración

Obra de Juan Guaraizabal en la galería Álvaro Alcázar, en Arco.
Obra de Juan Guaraizabal en la galería Álvaro Alcázar, en Arco.

Zona Maco, la feria de arte contemporáneo de Ciudad de México, que inaugurará su décima edición el 10 de abril, ha anunciado que los próximos años se celebrará en febrero y más concretamente del 5 al 9 de febrero en 2014 y del 4 al 8 en 2015. La noticia, aparentemente lejana, afecta directamente el desarrollo de ARCOmadrid, la feria de arte contemporáneo más importante de España, que tiene lugar históricamente en esos días. Si llegarán a coincidir habría una cuarentena de galerías que deberían decantarse por una u otra feria. “Es una actitud claramente agresiva, que pone por lo menos 36 galerías, de las que muchas son españolas, en una situación muy incómoda. Por ello preferimos adoptar una actitud dialogante y buscar nuevas fechas, conservando de todas formas el mes de febrero”, asegura Carlos Urroz, director de ARCO, que ha mantenido recientemente dos jornadas de reuniones con los galeristas.

En el encuentro, entre otras cuestiones relativas a las condiciones económicas, el espacio ferial y las iniciativas especiales, se han barajado dos posibles fechas. La primera opción sería del 26 de febrero al 2 de marzo, aunque está pendiente, a la espera de conocerse las fechas del Armory Show de Nueva York, que suele celebrarse a primeros de marzo. La segunda opción sería del 19 al 23 de febrero con el riesgo de volver a coincidir con la Semana Blanca, a la que muchos coleccionistas europeos están aficionados. Lo cierto es que, considerada la saturación del calendario ferial, Urroz tendrá que hacer encaje de bolillos para encontrar un fin de semana libre, en un mes ya de por sí breve. “ARCO hará todo lo posible para no poner a los galeristas en una encrucijada, así que vamos a dialogar hasta encontrar una solución satisfactoria. Dudo mucho que Zona Maco haya pedido a los participantes su opinión sobre las fechas. Es más, parece casi como si quisieran reducir la presencia española obligándoles a elegir”, reflexiona Urroz, que no tiene previsto visitar el certamen mexicano, aunque irán sus colaboradores.

En sus 10 años de andadura Zona Maco ha experimentado un crecimiento paulatino, incrementando la presencia de expositores y coleccionistas internacionales y consolidándose como uno de los eventos más relevantes de América Latina en el ámbito del arte contemporáneo. Muchas galerías destacan el interés de sus propuestas así como el entusiasmo que generan, aunque admiten que sigue siendo una feria un tanto irregular. Urroz no teme que con Zona Maco pueda repetirse el fenómeno de la Feria del Libro de Guadalajara. “Es una situación completamente distinta. Guadalajara tuvo siempre un gran apoyo institucional, que es lo que falta a Zona Maco, una feria privada que no tiene en absoluto las mismas garantías de estabilidad y empuje”, asegura Urroz. Este año en las diferentes secciones de la feria mexicana participan una quincena de galerías españolas.