Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vicente Todolí vuelve al ruedo en Milán

El exdirector de la Tate Modern llevará hasta 2016 la dirección artística de Hangar Bicocca

Es uno de los principales centros de arte contemporáneo de Italia

El exdirector de la Tate Modern Vicente Todolí.
El exdirector de la Tate Modern Vicente Todolí.

Tras un merecido descanso, después de haber dirigido durante siete años, entre 2003 y 2010, la Tate Modern de Londres, Vicente Todolí (Palmera, Valencia, 1958) vuelve al ruedo en Italia. Ha sido fichado para llevar hasta 2016 la dirección artística de Hangar Bicocca de Milán, en la actualidad uno de los centros de arte contemporáneo más punteros de Italia.

Todolí, que ya está trabajando con el nuevo equipo, dará a conocer en junio las líneas y los proyectos de su programación y en octubre inaugurará su primera muestra en Milán. Sin embargo, según fuentes del centro italiano, su influencia ya se ha notado en la exposición actual, Primitive dedicada al artista y director tailandés Apichatpong Weerasethakul que, pese a reunir las mismas obras de su estreno en Liverpool, se presenta con un montaje completamente nuevo y especialmente pensado para el peculiar espacio de Hangar Bicocca.

El centro, promovido por la empresa Pirelli y el gobierno regional de Lombardia, se abrió en 2004 en una enorme nave industrial, que se volvió a inaugurar en abril de 2012, tras una profunda restructuración física y conceptual, para acoger las expresiones más experimentales y mestizas del arte contemporáneo. Por ello apoya en especial modo iniciativas de investigación, muestras vinculadas a las nuevas tecnologías, las artes escénicas, la arquitectura expandida y la creación emergente y proyectos site specific, capaces de enfrentarse a las insólitas características del espacio.

El centro Hangar Bicocca.
El centro Hangar Bicocca.

El nombramiento pondrá fin a los cuchicheos del mundo del arte, donde las especulaciones sobre el futuro profesional de Todolí, no habían cesado desde que en junio de 2010 dejara la Tate. En este tiempo las noticias sobre sus iniciativas y paraderos se sucedían, así como los anuncios de muestras que estaba preparando en calidad de comisario independiente. Mientras tanto él se dedicaba a proyectos solidarios, como cuando encargó a seis destacados artistas (Baumgarten, Hamilton, Meireles, Pistoletto, Zorio y Roni Horn) otras tantas etiquetas para botellas de vino, que se subastaron (también ampliadas en versión litografías) para financiar un proyecto hídrico en Mozambique.

Además de asesorar fundaciones y coleccionistas, proporcionó un informe y un proyecto para la famosa (y utópica) gran feria de Barcelona, que nunca prosperó. Finalmente volvió a la tradición de sus ancestros y se fue a la montaña de Alicante, en el Valle de la Gallinera, donde hace más de una década plantó 400 olivos y se puso a destilar un aceite extra virgen de primera, que bautizó Tot Oli. El nuevo encargo milanés parece entroncar con sus primeros proyectos: el IVAM de la época dorada que contribuyó a crear a las ordenes de Tomas Llorens y luego dirigió en la sombra durante la jefatura de Carmen Alborch y el Museo Serralves de Oporto, que aunque tan sólo se estaba gestando, prefirió al Guggenheim de Bilbao. Después de las mediaciones, que inevitablemente impone un mastodonte de cinco millones de visitantes anuales como la Tate, ahora una institución joven e innovadora como Hangar Bicocca puede proporcionarle una nueva libertad de acción y una agilidad llena de potencial.

Más información