Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cedro impugna el nuevo canon digital ante el Supremo

La entidad de gestión del libro denuncia que la compensación por copia privada creada por el Gobierno "no tiene en cuenta el daño sufrido por los creadores"

Varios CD y DVD.
Varios CD y DVD.

De unos 100 millones a cinco. Es decir, el 5%. Es lo que quedó en 2012 para las entidades de gestión tras la desaparición del canon digital y su sustitución por el nuevo sistema de compensación por copia privada. El invento, que corre a cargo de los Presupuestos del Estado –pagamos entre todos, en concreto casi 11 céntimos cada uno-, fue incluido por el Gobierno en un Real Decreto del pasado 7 de diciembre. Pero, ahora, ha sido impugnado ante el Tribunal Supremo por Cedro (la entidad que gestiona los derechos de autor de escritores y editores españoles).

“El Real Decreto supedita la cuantificación de esta compensación a los límites presupuestarios establecidos para cada ejercicio y no tiene en cuenta el daño real que los titulares de derechos de autor sufren por las copias privadas de sus obras”, defiende Cedro en su denuncia. En realidad, el Gobierno sí los tiene en cuenta, pero después.

El Ejecutivo estableció que la compensación ha de calcularse según “criterios objetivos” como “número de copias realizadas, impacto sobre la venta de ejemplares y precio medio”. Pero “antes, en el primer párrafo de la normativa, se dice que todo irá limitado por la partida presupuestaria de ese año”, asegura Javier Díaz de Olarte, director jurídico de Cedro.

Para 2012, del calculó resultaron 5 millones de euros, a repartir entre todas las entidades de gestión de derechos de autor. Y si el propio canon digital fue tumbado en el Tribunal de Justicia de la UE y en la Audiencia Nacional (además de indignar a muchos ciudadanos), ahora Cedro espera que el Real Decreto siga el mismo destino en el Supremo.

La entidad defiende que lo que quiere es una compensación “justa”. ¿Cuánto? “La norma que regía en esta materia y que había aprobado el propio Gobierno en 2008 decía que solo el sector del libro debería recibir en un año, como compensación, 34.800.000 euros. Consideramos esa cifra vigente”, relata De Olarte. La cantidad se acerca bastante (aunque solo en un ámbito) a los 40 millones que, según varias fuentes, el ministro José Ignacio Wert llegó a prometer a las entidades de gestión en anteriores reuniones.

Tanto el canon, como el nuevo sistema, buscan remunerar a las entidades de gestión de derechos de autor por el dinero que dejan de ingresar por las copias privadas. Traducido, son todos los discos, DVD, libros y demás productos culturales que se puedan duplicar con algún dispositivo tecnológico. De hecho, con el anterior canon, la compensación se cargaba precisamente sobre la compraventa de los aparatos que permitían copiar.

Ya no. Por eso, y por la rebaja a cinco millones, Cedro se dirige al Supremo. De hecho, ya denunció el caso ante la Comisión Europea e interpuso dos reclamaciones de responsabilidad patrimonial contra la administración del Estado. Más lo que queda, no lo duden.

Más información