Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Julio Aróstegui, historiador pionero

Fue uno de los principales estudiosos de la Guerra Civil y la memoria histórica

Julio Aróstegui, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense de Madrid.
Julio Aróstegui, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense de Madrid.

El 26 de noviembre de 2009 en la Universidad Complutense de Madrid se rindió un sentido y merecido homenaje al profesor Julio Aróstegui, catedrático de Historia Contemporánea, con motivo de su jubilación académica. Era una excusa para demostrarle públicamente el reconocimiento de la comunidad académica, en un intento de compensar el homenaje que él continuamente hacía a la ciencia histórica, después de cuatro décadas de una dilatada y fructífera carrera profesional. El profesor Aróstegui, un referente fundamental de la historiografía española, falleció el pasado lunes a los 74 años. Ha sido uno de los historiadores españoles que más ha contribuido al conocimiento y difusión de la ciencia histórica y a demostrar el valor de la historia.

Había nacido en Granada en 1939, en cuya Universidad estudió Filosofía y Letras, y culminó sus estudios de Historia en la Universidad Complutense iniciados los años sesenta. En 1967 obtuvo una cátedra de instituto en Vitoria. En 1970 su tesis doctoral El carlismo alavés y la guerra civil dio un vuelco historiográfico al tema y supuso el inicio de su carrera universitaria, al incorporarse como profesor a la Universidad de Salamanca. En 1980 obtuvo por oposición la plaza de profesor agregado de universidad, que le condujo de nuevo a Vitoria, y en 1981 a la Universidad Complutense de Madrid, donde ocupó su cátedra hasta su jubilación, excepto el período en el que trabajó en la Universidad Carlos III de Madrid (1997-1999). Fue doctor vinculado del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y obtuvo las Palmas Académicas de Francia, además de varios premios, como el Nacional de Historia en 1981 por una obra colectiva. Entre 2009 y 2012 fue catedrático emérito de la Universidad Complutense.

El profesor Aróstegui proyectó su magisterio en varias generaciones de discípulos. Pero con ellos no estableció antiguas jerarquías patriarcales, sumisiones o servidumbres, tampoco paternalismos, sino una relación de respecto y confianza mutua, sin pedir nunca nada a cambio. Rodeado de jóvenes investigadores, siempre desplegó una máxima: lo que sabía, y era mucho, era para enseñarlo y divulgarlo. Fue la labor del maestro.

Su inteligencia inquieta le llevó a explorar y reflexionar sobre múltiples campos de la investigación histórica con una visión crítica y en contacto con la historiografía extranjera. Supo integrar la investigación a pie de obra con la teoría y se remangaba entre miles de documentos. Investigó en muy diversos aspectos historiográficos sobre una historia pensada, fruto del diálogo entre la reflexión teórica y metodológica y la investigación empírica, para llegar a demostrar su pauta más querida: una historia social crítica.

En los años setenta representó esa cantera de historiadores con actitud crítica en tiempos de transición, con deseos de cambio, que, más allá de su traducción en una forma de hacer historia, era una actitud vital que mantuvo siempre.

A lo largo de la década de los ochenta desplegó todo su interés, que no abandonó nunca, por los estudios sobre la Guerra Civil, con numerosas aportaciones, entre las que destacan La Junta de Defensa de Madrid (1984), su participación en la obra La Guerra civil española 50 años después (1986) y su dirección de Historia y memoria de la Guerra Civil (1988), Los combatientes carlistas en la guerra civil española (1991) o Por qué el 18 de julio… y después (2006). En los años noventa también se dedicó a la historia de violencia política en España y a la reflexión teórica y metodológica con una de sus obras capitales más difundidas, La investigación histórica. Teoría y método (1995). Y en el siglo XXI ha sido pionero en los estudios sobre la historia del tiempo presente y la memoria histórica, no como un nuevo tema de trabajo, ni como un período distinto, sino con una concepción diferente a la del tiempo histórico, aspectos desplegados en La historia vivida. Sobre la historia del tiempo presente (2004) o en la dirección de Guerra civil. Mito y memoria (2006). Y en este terreno es donde ha desarrollado su labor más fecunda en los últimos años dirigiendo la Cátedra de la Memoria Histórica del Siglo XX de la Universidad Complutense, hasta hace cuatro meses, con numerosas actividades de investigación, debate y docencia sobre el franquismo y la Transición. Era su compromiso público, social, haciendo lo que sabía, investigar y divulgar la historia, con rigor de método y honestidad, y es el legado que ha transmitido. No paró ni un momento, con una vocación tejida de vitalismo y trabajo infatigable.

Hace unos días, el 17 de enero, salía a las librerías su monumental biografía Largo Caballero. El tesón y la quimera, un proyecto de treinta años llevado con tanto tesón como el que el profesor Aróstegui adjudicó a su biografiado. Y es su último gran homenaje a la ciencia historiográfica, mucho mayor que aquel que la comunidad académica le brindó hace cuatro años. Entonces nuestra deuda con él no quedó compensada. Tampoco ahora. Será permanente.

Jesús A. Martínez es catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid (UCM).