El álbum familiar como formato artístico

Una exposición recurre a fotos domésticas para desvelar lo que esconden y subvertir estereotipos

Una de las composiciones de Inmaculada Salinas en la exposición 'Narrativas domésticas'.
Una de las composiciones de Inmaculada Salinas en la exposición 'Narrativas domésticas'.

El álbum familiar es una creación a partir de fotografías y otros objetos personales que incluye personajes, escenarios y tramas. Su elaboración conlleva muchos años y tiene elementos del teatro, del cine y de la literatura; es una obra abierta con uno o varios autores que muta con el tiempo. La exposición Narrativas domésticas ha reunido a siete artistas de América, Europa y África que recurren a estas imágenes que todos tenemos en casa y las subvierten para ponerlas en evidencia, para mostrar lo que ocultan, las ideologías y los estereotipos que marcan la familia, según explica la comisaria de la muestra, Nuria Enguita.

La exposición forma parte de Visiona, un ambicioso programa creado por la Diputación de Huesca que incluye durante un año talleres, cursos, ciclos de cine y un libro que saldrá de la imprenta el próximo mes, cuando se clausure la exposición en la sede provincial oscense.

Enguita, responsable de proyectos durante una década de la fundación Antoni Tàpies y miembro de la dirección del programa Arte y pensamiento de la Universidad Internacional de Andalucía, ya había trabajado con estos elementos y prefirió, para esta muestra, hacer una selección de "pocas pero potentes" obras y establecer como condición que todas incluyeran una narración. La mayoría pertenece a colecciones, pero encargó una creada específicamente para este programa a Inmaculada Salinas (Guadalcanal, Sevilla 1967).

La artista adquirió en mercadillos y en Internet cajas, bolsas y portarretratos familiares con más de 7.000 fotografías de toda Europa. Como ella comparte la idea de que el álbum es "un teatro, una construcción ficticia", decidió crear el suyo agrupando imágenes de personas que nada tienen que ver entre sí pero que respondían a alguna característica común.

Para la narración, buceó entre decenas de libros y seleccionó 309 microrrelatos con temas relacionados con la familia pero que estas ocultan en sus imágenes, como el alcohol, el adulterio, la desesperación o la locura. Vinculó cada texto a tres imágenes que supuestamente se corresponden con el inicio y el final del álbum. Añadió una más significativa para la autora, y los puso todos en boca de mujeres, uno de los elementos clave de la obra de Salinas y de la propia exposición.

Otra figura clave de esta muestra es la activista y creadora británica Jo Spence, quien reflejó en autorretratos su lucha contra el cáncer, que le terminó costando la vida en 1992. Para Narrativas domésticas se han utilizado imágenes del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) donde la fotógrafa muestra los "demonios" de clase o género escondidos tras la fotografía doméstica.

El alemán Hans-Peter Feldmann muestra 101 retratos de personas de su entorno de entre dos meses y un siglo de vida, conformando un álbum centenario. La también británica Gillian Wearing genera sensaciones desasosegantes contraponiendo imágenes de familiares con autorretratos en la misma pose o de ella interpretándose a sí misma.

Una de las obras más impactantes es la del sudafricano Santu Mofken, que muestra imágenes desde principios de siglo de nueve familias de Soweto y cómo se autorrepresentan. El mexicano Iñaki Bonillas crea falsas tarjetas de presentación para las imágenes y, finalmente, la croata Sanja Ivekovic confronta autorretratos en poses similares a las utilizadas por la publicidad y los medios para mostrar a la mujer.

Todas estas obras conforman una muestra "crítica", que rompe con la simplificación de la fotografía, que "no pretende dar respuestas, pero sí poner el dedo", que cuestiona algo tan asentado como la familia y sus imágenes, según explica Salinas. "No hay límite. Todo es revisable", resume la artista sevillana.

Secuencia de Familia (1996), de Fernando León de Aranoa.

En el programa audiovisual no podían faltar revisiones de obras como El desencanto (1976), de Jaime Chávarri; Familia (1996), de Fernando León de Aranoa; o Big fish (2003), de Tim Burton. Un libro recogerá el desarrollo de todas las experiencias en torno al álbum familiar y, sobre todo, lo que este oculta.

Sobre la firma

Raúl Limón

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, máster en Periodismo Digital por la Universidad Autónoma de Madrid y con formación en EEUU, es redactor de la sección de Ciencia. Colabora en televisión, ha escrito dos libros (uno de ellos Premio Lorca) y fue distinguido con el galardón a la Difusión en la Era Digital.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS