Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Niemeyer era el Matisse de la arquitectura”

Los colegas de profesión y el mundo político recuerdan a Oscar Niemeyer

"Es una pérdida enorme", afirma Zaha Hadid

El ataúd del arquitecto brasileño Óscar Niemeyer llega al Palacio de Planalto, en Brasilia. Ver fotogalería
El ataúd del arquitecto brasileño Óscar Niemeyer llega al Palacio de Planalto, en Brasilia. EFE

“La vida es un minuto que pasa deprisa”, decía Oscar Niemeyer en una charla en vídeo con este periódico en 2007. Y muy rápidamente ha reaccionado el mundo de la arquitectura para decirle adiós a uno de sus maestros, fallecido esta madrugada con 104 años.

“Si quisiéramos hacer una comparación con la pintura, podríamos decir que Le Corbusier es el Picasso y Oscar Niemeyer el Matisse”, ha afirmado el arquitecto francés Jean Nouvel, sobre el maestro brasileño.

“Es una pérdida enorme. Oscar era un caballero y un arquitecto realmente grande, un virtuoso”, ha destacado su colega de profesión Zaha Hadid. La creadora británica de origen iraquí ha añadido que “su visionario trabajo demuestra el más alto grado de originalidad y de sensibilidad espacial, que ha tenido una influencia de lo más profundo”.

También Norman Foster ha querido rememorar, con un texto publicado en este periódico, el momento en el que conoció a Niemeyer y entró en contacto con su obra: “Recuerdo el primer deslumbramiento que sentí, al toparme con un estilo profundamente particular, rotundamente escultural, decididamente sensual”.

Para el artista británico Richard Rogers, quien ganó el premio Pritzker al igual que Niemeyer, el brasileño era "un gran arquitecto, uno de los maestros originales que dieron forma al movimiento moderno". "Sus edificios son hermosos, plásticos, bien proporcionados, dinámicos, y blancos; combinan la escultura, la funcionalidad y la ciencia con el arte", ha defendido Rogers.

No solo sus colegas de profesión, sino decenas de personajes relevantes de su país y de todo el planeta han rendido homenaje a la figura de Oscar Niemeyer. La presidenta brasileña Dilma Rousseff ha afirmado, a través de un comunicado, que el país “ha perdido a uno de sus genios”.”Hoy es día de llorar su muerte, de saludar su vida”, ha agregado Rousseff. Y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha asegurado sentirse apenado por el fallecimiento de “una figura sobresaliente y uno de los arquitectos originales del edificio de la sede central de Naciones Unidas en Nueva York”.

El antecesor de Rousseff en el cargo, Lula da Silva, ha escogido el mismo vehículo que la presidenta, un comunicado, para lamentar la muerte de Niemeyer. En el documento, el exmandatario de Brasil subraya que la obra del arquitecto se quedará para siempre y concluye: "La monumental Brasilia, donde dejó la marca de su arte y concentró sus sueños de una ciudad que pudiese albergar con cariño a pobres y ricos, hombres comunes y poderosos, será siempre la expresión máxima de su genialidad y de su generosidad".