Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El oro le llega a Sarah Lark de Nueva Zelanda

La escritora alemana vende 6 millones de ejemplares cerrando la trilogía con 'El grito de la tierra'

La escritora Sarah Lark en su finca de Mojácar (Almería). Ampliar foto
La escritora Sarah Lark en su finca de Mojácar (Almería).

No va de estrella de la literatura, aunque con seis millones de libros vendidos, la escritora alemana podría hacerlo. Sarah Lark, seudónimo de Christiane Gohl (Bochum, 1958), autora de una exitosa trilogía mundial sobre dos sagas familiares que emigran de Gran Bretaña a Oceanía, finaliza la serie que le ha hecho famosa con El grito de la tierra (Ediciones B). Sus dos obras anteriores, El país de la nube blancaLa canción de los maoríes, al igual que su nueva obra, se desarrollan en las lejanas tierras de Nueva Zelanda. La autora justifica su éxito por “haber sabido contar una buena historia. He logrado darle continuidad, narrarla con fluidez. Está bien documentada, porque en ello he pasado mucho tiempo, y mucha gente puede sentirse identificada. En esta historia de una saga familiar muchos individuos pueden verse reflejados de alguna manera”.

Lark vive en Mojácar (Almería), en la finca Molino de la Higuera rodeada de 15 caballos, muchos de ellos abandonados por sus dueños y algunos ciegos. La última yegua adquirida, de nombre Aurora, fue porque su dueño estaba dispuesto a sacrificarla debido a que el animal no llenaba sus expectativas en las pistas de los hipódromos. Esta narradora ha escrito, para niños y adultos, 150 libros sobre equinos. Durante años trabajó escribiendo en prensa y revistas sobre caballos a los que quiere con locura. “Una gran parte del dinero que gano lo destino a ellos, adoro los animales y me gusta estar rodeada de ellos mientras escribo en el ordenador”, puntualiza la autora.

La escritora alemana optó por situar el escenario de las sagas familiares de su trilogía en Nueva Zelanda, un país donde ella fue guía turística y muy visitado por sus compatriotas desde que se rodó allí El señor de los anillos. La historia de su trilogía comienza en 1852, cuando dos jóvenes inglesas, Gwyneira y Helen, emprenden la travesía en barco hacia Oceanía. Para ellas significa el comienzo de una nueva vida como futuras esposas de unos hombres a quienes no conocen. Gwyneira, de origen noble, está prometida al hijo de un magnate de la lana, mientras que Helen, institutriz de profesión, responde a la solicitud de matrimonio de un granjero. Ambas deberán seguir su destino en una tierra a la que se compara con el paraíso. En ellas se entremezcla el amor y el odio, la confianza y la enemistad, de dos familias cuyo sino está unido a lo largo de más de 2.000 páginas.

En El grito de la tierra la aventura literaria de Lark comienza en los primeros años del siglo XX, las jóvenes Gloria y Lilian, protagonistas de historia, poseen unas personalidades muy distintas, ya que mientras la primera es una chica difícil, muy tímida e introvertida; la segunda tiene facilidad para hacer amigos en cualquier sitio. Llegan a Europa en el momento convulso de la Primera Guerra Mundial y sienten una profunda añoranza por su tierra.

La escritora Sarah Lark, en Madrid. ampliar foto
La escritora Sarah Lark, en Madrid.

La autora está convencida de que lo que ha escrito en la trilogía, que se inicio con El país de la nube blanca, es una buena trama. Toda la obra la tenía ya en su cabeza antes de comenzar a sentarse en el ordenador. “Hay mucha gente que quiere escribir libros. Yo he dirigido varios cursos de Literatura y los estudiantes, muchos de ellos, quieren satisfacer sus problemas y frustraciones para reflejarlos en el papel, pero no contar historias. Antes de saber todas las letras escribí mi primer poema y siempre he sabido que lo mio era narrar aventuras”, puntualiza Lark.

Ambientar la trilogía en la isla maorí era “imprescindible para contar la vida de mis personajes, que todavía siguen conmigo. Es un lugar muy interesante, sus habitantes son muy diferentes a nosotros, y eso que los ingleses que llegaron a esas tierras fueron bastante modernos. La historia de ese país esta muy bien documentada, hay numerosos archivos. Y no hay que olvidar que fue el primero del mundo en el que las mujeres tenían derecho a voto, en 1893, en el Parlamento".

Aunque ha pensado mucho sobre ello, todavía no se explica cómo ha logrado que sus libros llegaran a tantos lectores. “Yo creía que mi historia era fantástica, como muchos escritores, pero nunca pensé que podía tener tanta repercusión y fuera leída en tantos países distintos. Mis editores españoles leyeron En el país de la nube blanca y el equipo de la editorial confió en el éxito potencial del libro. Ha funcionado el boca a oreja", apunta. “Hay quien me pregunta sí habrá un cuarto libro, pero mis personajes me agradecerán que les dejen vivir solos sin que yo cuente el resto de sus vidas”.

Es más que probable que la vida de las familias Warden y O´Keefe se lleve a la gran pantalla o se haga una serie de televisión; el agente y el editor de Lark están en contacto con guionistas, directores y productores para poder materializar el proyecto. “La cuestión es que rodar una historia así resulta muy caro, lo más posible es que participen varios países en la producción", detalla. La cabeza de Sara Lark no para de inventar historias y para sus próximas novelas sus personajes viajarán al Caribe.