Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA DE 'RUBY SPARKS'

Se escribe una novia

Los directores Jonathan Dayton y Valerie Faris ('Pequeña miss Sunshine') y la sorprendente Zoe Kazan, guionista y protagonista, crean este simpático entretenimiento metaficcional

Zoe Kazan (actriz y guionista) y Paul Dano, en una imagen de 'Ruby Sparks'.
Zoe Kazan (actriz y guionista) y Paul Dano, en una imagen de 'Ruby Sparks'.

“¿Qué autor podrá decir cómo y por qué nace un personaje en su fantasía?”, escribió Luigi Pirandello en el prefacio de Seis personajes en busca de un autor. “¿Que me va usted a dejar morir, a hacerme morir, a matarme?”, preguntaba Augusto, ente de ficción, a Miguel de Unamuno, dios escritor, en el capítulo XXXI de Niebla. Pirandello y Unamuno demostraron que las criaturas de ficción pueden tener autonomía respecto del autor, que pueden romper la estructura interna actuando desde dentro, subrayando su carácter postizo, desenmascarando el artificio creador. Un juego ontológico que el cine solo ha ejecutado en contadas ocasiones (El show de Truman, Más extraño que la ficción, En la casa, de estreno en noviembre) y con el que elucubran Jonathan Dayton y Valerie Faris, desde la dirección, y la sorprendente Zoe Kazan, joven guionista y protagonista femenina, en la más que meritoria Ruby Sparks, simpático entretenimiento metaficcional basado en la aparición real del personaje de novela de un escritor en crisis emocional, al que este mueve cual marioneta atrapada por los hilos del poder creativo.

Comedia romántica con toques de tragedia existencial, Ruby Sparks medita además sobre el peso ejercido por una gran primera obra a la hora de abordar un segundo asalto creador, ya sea en música, literatura o cine, algo de lo que saben a conciencia Dayton y Faris, sensacionales directores de Pequeña miss Sunshine, su primera película, que han tardado seis años en abordar la segunda obra. De excelentes diálogos, sobre todo en sus dos primeros tercios, e insólito tratamiento de sus secundarios, la película, además, no se queda en el terreno del mecanismo autoral, sino que abre paso a una curiosa reflexión sobre la vida en pareja que encaja a la perfección con su temática metaficcional: ¿hay libertad de actuación en la pareja? ¿Se puede cambiar al otro? Cuando en una relación uno de los dos domina, ¿estamos ante la tiranía del autor-creador? ¿Tiene la fidelidad algo de masoquismo emocional? O, en fin, ¿puede ser la vida en pareja una creación diaria en la que uno acabe siendo marioneta y el otro inventor, cual obra de ficción?

RUBY SPARKS

Dirección: J. Dayton, V. Faris.

Intérpretes: Paul Dano, Zoe Kazan, Chris Messina, Annette Bening, Antonio Banderas.

Género: comedia. EE UU, 2012.

Duración: 104 minutos.