Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Doble ración de rescate punk

Cuero negro y tachuelas inundan las calles: la tendencia, en cinco claves

Propuesta de Balmain, para este invierno.
Propuesta de Balmain, para este invierno. L´ESTROP

Las tachuelas y el cuero negro son algo tan viejo como el punk. Y desde que este movimiento surgiese a mitad de los setenta en Reino Unido, la industria de la moda lo ha interpretado, versionado y exprimido de forma recurrente. Este invierno vuelve a hacerlo y en su búsqueda de nuevos matices, varias marcas recurren a un icono oscuro: Lisbeth Salander, protagonista de Millennium, de Stieg Larsson.

  •  ¿Qué? Tanto el cuero como las tachuelas protagonizan desde zapatos hasta vestidos, pasando por pantalones y camisas. Pero si hay una prenda en la que ambos elementos han llegado a una comunión óptima, en términos estéticos y comerciales, es en la cazadora perfecto. Uno de los modelos más deseados del momento lo firma la marca estadounidense Simone Collection.
  • ¿Quién? Cristophe Decarnin ha sido el precursor del plantado indiscriminado de tachuelas. Su sucesor en Balmain, Olivier Rousteing, vuelve a apostar este invierno por ellas en prendas XL y con un inevitable toque rockero. Frankie Morello reniega de las proporciones áureas y de toda discreción para crear chaquetas coraza que transitan entre Mad Max y el lomo de un puercoespín como referentes. Mientras Salander sirve de inspiración literal en Versace. Isabel Marant, por su parte, demuestra que cuero y remaches pueden tener el espíritu folk que impregna su marca e Yves Saint Laurent, Dior y Sportmax reinterpretan estos ingredientes en clave sobria.
  • ¿Cómo? El gigante textil Inditex adopta la tachuela como leitmotiv. Lo que se traduce en calles preñadas de minúsculas pirámides doradas y detectores de metales enloquecidos. Todo, excepto la ropa interior, parece susceptible de ser decorado con estas piezas. El cuero negro viste todo el armario.
  • ¿Dónde? En Nueva York. Más concretamente en el Metropolitan Museum se celebrará en mayo la exposición Punk: chaos to couture (Punk: del caos a la alta costura). La muestra examina la influencia de este movimiento en la moda, centrándose en cómo la alta costura ha absorbido algunos de sus elementos diferenciadores —tachuelas, imperdibles, cremalleras, cadenas…— e incorporado la customización, el hazlo tú mismo o el uso de materiales usados. La exhibición estará amadrinada, además, por Rooney Mara, la actriz que da vida a Lisbeth Salander en la adaptación cinematográfica estadounidense de Millennium, y auténtico icono de este nuevo advenimiento punk.
  • ¿Por qué? El valor añadido del cuero —versatilidad, funcionalidad, resistencia— es conocido desde que el hombre empezó a cubrirse con pieles de animales. No sucede lo mismo con las tachuelas. Pero los hechos demuestran que constituyen un adorno muy rentable desde el punto de vista comercial. Así, en los últimos años han adornado varios best sellers de la industria del lujo: los zapatos de salón de 2010 de Valentino, fotografiados hasta la saciedad; los mocasines de Christian Louboutin, que todavía tienen lista de espera; o toda la colección de la primavera 2011 de Burberry: una de las más exitosas de la casa. Precedentes y al mismo tiempo impulsores de esta plaga metálica.