Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LIDIA

¡Ave, José Tomás!

El diestro madrileño se consagra en una memorable corrida en solitario rozando la perfección

José Tomás en la plaza de Nimes. Ver fotogalería
José Tomás en la plaza de Nimes.

Rozando la perfección. A José Tomás no le queda nada por hacer en el toreo. Su actuación en Nimes le consagra por méritos propios como uno de los grandes de la historia de la tauromaquia. De principio a fin. Desde el paseíllo con Carmen de fondo, arrastrando el paseo por la arena del coliseo romano, mientras los más rezagados escalaban por las ruinas del templo para poder ver al mito viviente en su actuación más completa.

Atrás quedan aquellos tiempos en que el diestro necesitaba un toro muy concreto para triunfar. Joaquín Ramón, su veedor, el profesional dedicado en ir al campo a escoger los animales, se consumía a cada calada del tabaco de liar.

JOSÉ TOMÁS

Toros de diferentes ganaderías y correctos de presentación. Por orden: Victoriano del Río, bravo y con calidad; Jandilla, reservón; El Pilar, bravo; Parladé, de nombre Ingrato, codicioso, que fue indultado; Garcigrande, noble; Toros de Cortés, parado y con sentido.

José Tomás en solitario: Dos orejas, dos orejas, dos orejas, dos orejas y rabo simbólicos, dos orejas y oreja.

Coliseo de Nîmes. Matinal. 4ª de la feria de la Vendimia. Domingo 16 de septiembre. Cartel de "No hay billetes”.

El conocedor acertó con el material. Hubo un recital de mando, dominio y tauromaquia pura. Pudo a los seis animales de principio a fin. No sonó un solo aviso, no sobró un lance, no hubo excesos, ni reiteración, ni insistencia. Tampoco gestos para la galería. Un intimista, centrado e inspirado torero con halo expresó toda su tauromaquia en poco más de dos horas, sin una sola nube.

El resultado puede sonar a exageración, a éxtasis, a locura colectiva. Puede que solo la segunda oreja del primer toro pueda tener algún pero. Lo demás, todo fue medido, paladeado, deleitado. Seis toros y cinco estocadas, en la del segundo, en dos tiempos, salió despedido por el toro. Se tiró tan de verdad que no tuvo salida. Ese fue el único momento de apuro. No se le pudo acusar de tremendista. No hubo lugar al uy, solo al profundo olé, a algún quejido, a los gritos de Visca Catalunya o a expresiones de júbilo: "¿Esto cómo te lo pagamos?"; "Esto es el toreo puro"; "Me estás haciendo llorar". No hubo una nube, solo un sol de justicia y, sin embargo, al término de cada faena se daba una improvisada lluvia de sombreros de paja con corte panamá.

José Tomás, en estado de gracia, estuvo tan técnico como inspirado de principio a fin. Con su cuadrilla habitual, más dos escogidas para el efecto, se cuidó al máximo la lidia. Ni un capotazo de más, ni una pasada en falso con las banderillas. A cada toro, dos puyazos sin buscar los blandos, sin castigar en demasía.

Sería injusto poner nota, escoger un momento. Pero si algo queda para contar a las generaciones venideras será la labor, impecable de principio a fin, con el toro de Parladé. El capote pasó a ser muleta. Salvo el recibo inicial, todo, absolutamente todo, fue por el pitón izquierdo, toreó a una mano con el percal y sin ayuda con la pañosa. José Tomás prescindió, en un momento de inspiración del estoque simulado. Solo el trapo, su muñeca y un toro noble y con pujanza. Más puro imposible. Tan limpio como se sueña, tan reunido como de salón. Sin perder pasos, citando en el sitio, encajado, llevando al animal hasta detrás de la cadera e improvisando los remates. Siete naturales, siete, ligados. Así hasta llegar al indulto. Una vez simulada la suerte suprema él mismo acompañó a Ingrato a la puerta de chiqueros.

Del Bosque: “Debe de ser magia”

R. J. C.

En el callejón, tan cómodo como en un banquillo, flanqueado por el padre de José Tómas y Antonio Corbacho, el mentor del diestro en sus inicios, Vicente del Bosque no ocultaba su emoción: “Es fantástico, increíble”. Durante todo el festejo firmó autógrafos y saludó a todo aquel que demandaba una foto con él. El salmantino confesaba que aunque se siente aficionado tenía el toreo algo aparcado: “Hace muchos años que no iba y esto me ha impactado. Debe de ser magia, no lo sé. Con un torero así todo es posible. Ha rozado la perfección, del primer al último toro”.

No era el único rostro conocido de la grada. Junto al progenitor del torero se encontraba el periodista José Ramón de la Morena. Y también asistió al coso de Nimes el futbolista Francisco Pavón, de la cantera madridista y actualmente en las filas del Arlés.

A primera hora de la mañana, tomaba café el Nobel Mario Vargas Llosa en la terraza del Cheval Blanc, uno de los lugares clásicos de la villa francesa. Vicente Amigo y Joaquín Sabina, peregrinos allá donde se anuncia el diestro de Galapagar, tampoco faltaron a la cita.

En el coliseo francés, el cantante Andrés Calamaro, desplazado a Nimes desde última hora del pasado viernes, intentaba vivir el momento sin separarse de su nuevo instrumento de trabajo: la cámara de fotos.

Y no todo fueron toros de carril. Con el último, exigente, con sentido, se la jugó sin miramientos, aguantando miradas, parones y avisos. José Tomás tiró de técnica, de la verdad, no de esa que se disfraza de ventaja para eludir compromisos. Muy cruzadito, con la muleta por delante y obligando y tocando con la tela cuando se quedaba dormido el toro a mitad de viaje. Cada pase era un alivio en un tendido incapaz de mantenerse sentado en la piedra.

Hubo gaoneras, recortes, trincherillas, comienzos a pies juntos, cites a distancia, de frente, por detrás, faroles, serpentinas, chicuelinas... Todo lo que se quiera contar. Pero sería injusto poner una nota, ponderar tal explosión de arte con un número. Once orejas, un rabo y un toro que vuelve al campo para padrear pueden sonar a un balance excesivo. Tan justo como abultado, pero que no hace justicia a esta inmensa dosis de emoción en vena.

¡Ave, José Tomás! Máximo exponente del toreo clásico, el que no entiende de modas, ajeno al tiempo. Clamor hasta casi derribar al mito de carne, al redentor de los pecados del toreo, mientras salía por la puerta de los cónsules entre lágrimas, gritos y palmas. Solo queda un problema, ¿de dónde sacar ánimo para volver a una plaza de toros tras contemplar un espectáculo de esta magnitud?

Más información