Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmen Thyssen toma Montjuïc con su pintura catalana

El palacio Victoria Eugenia albergará obras de la baronesa durante 25 años

El pabellón Victoria Eugenia donde se instalará la colección de Carmen Thyssen.
El pabellón Victoria Eugenia donde se instalará la colección de Carmen Thyssen.

“¡En estos 13.000 metros se pueden exponer muchos cuadros!” A lo que la baronesa Carmen Thyssen replicó con celeridad: “Tengo obras para llenarlos”. La anécdota ocurrió durante la visita al pabellón Victoria Eugenia, uno de los recintos históricos de Fira de Barcelona de Montjuïc. Allí, pronto colgarán varios centenares de los cuadros de su colección particular, formada sobre todo por pintores catalanes, pero también por piezas de autores impresionistas y de artistas alemanes.

Será tras la firma de un acuerdo, que se anunciará en las próximas semanas, en virtud del cual la baronesa Thyssen cederá —tras descartar la venta— parte de su colección durante 25 años, a cambio de una cantidad aún por determinar, pero que aportará La Caixa. La entidad bancaria ni confirma ni desmiente un acuerdo a cuyos detalles ha tenido acceso este diario.

Se desconoce la cantidad que La Caixa abonará por la cesión de obras

“Nuestra intención es que todo el espacio entre las columnas de Josep Puig y Cadafalch y el Museo Nacional de Arte de Cataluña sea un todo museístico”, explica Jaume Ciurana, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, propietario del pabellón y de su simétrico, el de Alfonso XIII. Ambos están situados a los pies del Palau Nacional que acoge el MNAC, y junto a la famosa fuente mágica de colores. Según Ciurana, “las negociaciones se han acelerado y en el último mes y medio se han producido varias reuniones con Carmen Thyssen”, aunque asegura desconocer el contenido y el inventario del acuerdo.

Tanto Ciurana como Ferran Mascarell, consejero de Cultura de la Generalitat, son vicepresidentes del patronato del MNAC. Es el mismo organismo que ha respaldado la decisión anunciada desde la toma de posesión del nuevo equipo directivo del museo el pasado enero de extender el espacio expositivo en estos dos pabellones construidos, también por Puig y Cadafalch en 1923. “La intención es bajar a la ciudad, captar más público y poder mostrar el arte catalán en su globalidad, sin acabar con la Guerra Civil”, aseguró el director del MNAC Josep Serra.

Esta oportunidad parece única, ya que los dos pabellones quedarán bajo el paraguas del MNAC. La institución llevará la dirección museográfica de ambos. “Pero no vamos a gastar un euro en la adquisición de los cuadros”, resaltó Ciurana.

El propio MNAC exhibe desde 2004 obras de arte de la baronesa

Fuentes de la Fira aseguran que, en efecto, han recibido dos peticiones diferentes para usar estos edificios. Una del Ayuntamiento, que piensa situar las obras de la baronesa, y otra del propio MNAC. Pero estas fuentes remarcan que el acuerdo a tres bandas entre administraciones, entidad bancaria y baronesa, no podrá llevarse a la práctica hasta después del verano, como mínimo, ya que los pabellones están ocupados para celebrar varios salones. “Habrá que renegociar con la Fira los calendarios”, asegura Ciurana.

Se da la circunstancia que el propio Museo Nacional de Arte de Cataluña expone obras de la baronesa desde 2004. En aquel año, Carmen Thyssen cedió 27 pinturas —de un fondo de 360 obras de autores catalanes que tenía en ese momento— de Marià Fortuny, Anglada Camarasa, Ramon Casas, Joaquim Mir y Antoni Tàpies, entre otros.

Sin embargo, la baronesa mostró en 2008 a la dirección de entonces del museo su insatisfacción con la instalación de las obras y amagó con llevárselas. No lo llegó a hacer, pero poco a poco las ha ido trasladando a otros centros, sobre todo a su nuevo museo de Málaga, con la excusa de necesitarlas para exposiciones temporales. No las ha devuelto. Hoy en día solo cuelgan cinco obras suyas en las paredes del MNAC. El acuerdo entre el museo y la baronesa expiró en noviembre de 2010 y no ha sido renovado. En el museo no han sabido precisar si estas cinco obras quedarán integradas entre los nuevos cuadros que se podrán ver en Montjuïc. Según el consejero Mascarell este pacto no afectará al proyecto de Centro de Arte de Pintura Catalana Carmen Thyssen de Sant Feliu de Guíxols, en Girona, paralizado en espera de conseguir la financiación para retomar las obras.